Salón de Barcelona 2015. Con un punto de optimismo
ABIERTO HASTA

Salón de Barcelona 2015. Con un punto de optimismo

El Salón de Barcelona abre sus puertas con una amplia representación de marcas que muestran sus últimas novedades. No hay grandes estrenos, pero sí un ambiente que parece invitar al optimismo.

Comparte este artículo: 0 0

Es verdad que el Salón de Barcelona nada tiene que ver con el de hace 10 años, aquel momento en el que la ciudad condal y Madrid competían por ser el Salón Internacional de España. Aquellos eran los tiempos de las vacas gordas, de un mercado que año sí, año también sobrepasaba con alegría el millón y mucho de coches. Pero también es verdad que este Salón de Barcelona tampoco tiene nada que ver con el de hace 2 o 4 años, cuando más que un salón aquello parecía una reunión de amigos del automóvil, que ocupaban poco más de un pabellón del Recinto Ferial de Montjuic.

No es que este año haya mucho más; la presencia de las marcas se limita a dos pabellones y el espacio habitual de Nissan, que siempre echa el resto aquí. Pero sí es cierto que esos dos pabellones, muy repletos de marcas condensaban el moderado optimismo del sector; de un sector que vive con expectación el anuncio por parte de Mariano Rajoy -el día que inaguraba el salón- de la octava edición del PIVE, el plan de incentivos que, junto a los mejores datos económicos, la mayor confianza de los ciudadanos y la vuelta del crédito, han conseguido reactivar un mercado que tiene la barrera psicológica del millón de coches como objeto de deseo para este 2015.

Pocas novedades, pero mucho que ver

Porque aunque no lo digan abiertamente, todos los responsables de las marcas con los que hemos hablado lanzan el mismo mensaje: estamos en el buen camino. Y eso se ha notado en los stands de un salón que si bien no ha tenido grandes novedades, si ha servido para repasar y concentrar en el mismo espacio físico todas los últimos lanzamientos de las marcas.

Si repasamos por orden alfabético marca por marca, veremos que al final, este salón, sin tener un gran reclamo en forma de novedad mundial o europea sí ha tenido suficiente entidad como para pensar que los peores momentos ya han pasado.

En Alfa Romeo el 4C Spider, cuyos secretos desveló Marc Gené, fue el principal atractivo. Audi mostraba el nuevo Q7, el RS3 Sportback y también el recientemente renovado R8. En BMW, que acababa de mostrar la versión 30 aniversario del Serie 3, fuera del salón, aparecía el Serie 2 Gran Tourer como principal foco de atención y también el renovado Serie 1.

Citroën, que ha encontrado un filón en el C4 Cactus -va a aumentar su producción de aquí a agosto en 9.000 unidades- también mostraba el renovado C4 con su nueva imagen y su nueva gama de motores. Dacia, justo enfrente de Citroën celebraba el décimo aniversario de la marca con la versión especial Audacia de sus modelos Sandero, Logan, Duster, Lodgy y Dokker. En DS, que está celebrando su independencia estos días, se podía ver, por segunda vez tras Ginebra, la renovación de su buque insignia europeo, el DS5, ya sin ningún rasgo que denote su pasado Citroën.

Fiat contaba con el 500X como principal atracción y también con el Dobló, mientras que en Honda, el Civic Type R era la punta de lanza, nunca mejor dicho por su ubicación justo en la esquina del stand de la marca japonesa. También estaba el HR-V, el SUV compacto con el que dará la batalla en los próximos meses. Hyundai, con los recién renovados i30 e i40 mostraba el Tucson como su más importante novedad. Infiniti presentó el Q70, su renovada berlina , aunque tampoco olvidaba el resto de modelos de su gama.

En Jaguar estaba la primera aparición en un salón europeo, tras su presentación en el Salón de Nueva York, del renovado XF, con la ligereza en su construcción como principal llamativo. Jeep, que por supuesto mostraba el Renegade, destacando la versión Trailhawk. Kia tenía el Sorento, pero también los urbanos Picanto, Rio y Venga en su espacio. Y justo frente a la marca coreana, Land Rover, con el Discovery Sport, recién llegado como reclamo principal.

Lexus, que mantenía la bandera del Grupo Toyota, pues la marca madre no estaba presente, presentaba la versión F de su berlina GS y el NX Will.I.Am, al que da nombre el popular cantante que colabora con la marca japonesa. 

En Mazda, que en lo que va de año ha presentado los renovados 6 y CX5 y los totalmente nuevos 2CX3, el mayor aliciente, sin embargo, está en el MX5, que presidía el centro de su stand. Mercedes tenía el GLE Coupé como principal reclamo, aunque muchas miradas se iban, como no podía ser de otra manera al espectacular AMG GT. Mini llevaba en su stand el John Cooper Works, que inicia su comercializacion en España. En Mitsubishi, su stand mostraba desde el pequeño Space Star hasta el Outlander.

Nissan había hecho un gran despliegue con el Sway, dentro del montaje Nissan Smart World que estaba flanqueado por dos modelos con sabor barcelonés, pues es aquí donde se fabrican, el e-NV200 y el Nissan Pulsar, que hemos podido ver en su versión más potente, con el motor de 190 CV. También estaba, por primera vez en Europa, el X-Trail con motor DIG-T 163 CV.

Peugeot formaba junto a sus marcas hermanas Citroën y DS un stand donde se destacaba la innovación de los motores PureTech. El 308 GT era lo más actual de lo que mostraba la marca francesa, y lo más llamativo era el 308 Hybrid R. También, entre las innovaciones de la marca francesa se veía su nueva caja de cambios automática EAT6.

Renault apostaba por el Kadjar y el Espace como reclamos en su espacio. El segundo a punto de llegar al mercado y el primero preparando su lanzamiento comercial para dotar a la marca francesa en un modelo en el segmento de más crecimiento del mercado.

En casa jugaba Seat y por eso dio la campanada con el nuevo Ibiza, que en realidad sólo cambia por dentro, aunque mucho en motores y en el aspecto tecnológico, sobre todo en cuanto a conectividad. También presentaba por primera vez el monovolumen Alhambra tras su renovación. Por su parte, Skoda tenía como estrella al Superb, su última creación y también el Fabia, en una gama totalmente renovada cuyo modelo más antiguo es el Yeti, renovado hace poco más de un año.

En Smart, los nuevos Fortwo y Forfour eran toda su novedad... como también son toda su gama. Suzuki contaba con la nueva generación del Vitara, un modelo en el que depositan muchas esperanzas como impulsor de sus ventas. Por último Volkswagen tenía en su stand a los nuevos Volkswagen Passat GTE y Passat Alltrack. Y también el renovado Touran.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon