martes, 16 agosto 2022

Bentley utiliza la impresión 3D para fabricar miles de nuevos componentes

Es imposible que hace 70 años, cuando se inauguró el Centro de Diseño de Bentley en Crewe, Inglaterra, cualquiera de los trabajadores de estas instalaciones imaginase que unas décadas después, miles de los componentes que se utilizan en los coches de la firma británica estuviesen fabricados de forma completamente automatizada por una impresora 3D.

Hasta ahora, una parte de las piezas empleadas en los modelos de la marca se fabricaban mediante esta técnica de impresión, pero ahora, la fábrica de Crewe ha invertido tres millones de libras para multiplicar el número de piezas creadas con impresoras 3D. De esta forma, Bentley vuelve a unir lo artesanal con la tecnología, apostando por técnicas de fabricación innovadoras para crear componentes físicos para varios prototipos de Bentley, icluidos componentes del tren motriz a escala real y modelos aerodinámicos que se ponen a prueba en el túnel de viento.

Más personalización

Con esta inversión, llevada a cabo como parte de la estrategia Beyond100 de Bentley, el objetivo es incrementar el ahorro en piezas y, gracias a la capacidad de producción ininterrumpida a cualquier hora del día, ser capaces de producir miles de componentes en más de 25 opciones de materiales diferentes, cumpliendo así con las infinitas peticiones de personalización de sus clientes.

Sobre este paso adelante en su capacidad de producción, Peter Bosch, miembro del consejo de fabricación de Bentley, dijo: “Las instalaciones de Crewe se está convirtiendo rápidamente en la piedra angular de nuestras ambiciones de 'Dream Factory'. Uno de los beneficios clave es que se basa en la eficiencia, lo que reduce el costo y la complejidad de una gran cantidad de trabajos”.

“Esta última inversión también está teniendo un impacto significativo con nuestros colegas de toda la empresa, ayudando a crear herramientas asistidas avanzadas para impulsar la mejora continua a lo largo de los procesos de fabricación. A medida que miramos hacia el futuro, realmente existe un gran potencial en el que esta tecnología avanzada puede progresar, incluida una mayor capacidad para personalizar piezas para nuestros clientes y mejorar aún más el programa de individualización que se ofrece en cada automóvil”, dijo Bosch.