miércoles, 7 diciembre 2022

Mazda 767 B. Un clásico destrozado en Goodwood

Para algunos puede ser doloroso ver el estado en el que ha quedado este flamante Mazda 767 B de 1989, pero desgraciadamente tenemos que hacer la noticia. Mazda era una de las marcas que este año estaba siendo homenajeada por el festival, de hecho ha sido la elegida para representar la escultura central que preside la entrada, y por ello había elegido para la ocasión alguno de sus mejores vehículos.

Rompiendo el crono…

El fabricante japonés de automóviles tenía la oportunidad de brillar a través del mar de los automóviles raros con sus coches con motor rotativos. Mazda acudió por esta razón con un pequeño ejército de sus vehículos de competición más emblemáticos como son 767B, un 787, un 787B o un 757, por poner unos ejemplos. Por desgracia, Mazda provocó un gran revuelo con sus coches, pero por la razón equivocada.

Y es que Seniji Hoshino, piloto de estos clásicos de Mazda para la ocasión, perdió el control cuando estaba realizando una vuelta cronometrada. La mala fortuna hizo que acabase estrellándose con el 767B de 1989 contra las protecciones de paja que había en el borde de la pista en la mítica subida de la colina. Afortunadamente Senji resultó ileso, cosa que no podremos decir del valioso vehículo de competición de Mazda, que como podemos ver en las imágenes sufrió daños de consideración que afectaron principalmente al frontal del coche y al alerón trasero. 

Hoshino estaba conduciendo el Mazda 767B con número de chasis 001, el mismo vehículo que se alzó con la victoria de la clase GTP en las 24 Horas de Le Mans de 1989. 

Quizás lo más doloroso de todo no es saber el precio que desembolsará la empresa japonesa para reparar este clásico, sino ver a este precioso ejemplar en un estado tan lamentable.