Esta última unidad del Bugatti Veyron, la cual presenta el número de chásis 450,ha sido bautizada con el apellido de “La Finale”y corresponde concretamente a un Veyron Grand Sport Vitesse, un cabrio cuyo propulsor 8.0 W16 genera un potencia de 1.200 CV. Bugatti sólo ha mostrado una imágen de su alerón posterior, en cuya parte inferior se puede ver la inscripción “La Finale”.

Artículo anteriorToyota GR Supra. Diversión asegurada.
Artículo siguientePorsche Taycan. A prueba su resistencia en Nardò