martes, 27 septiembre 2022

Prueba del Suzuki Vitara Strong. Ahora sí es híbrido

La última novedad de peso en la gama Vitara de la marca japonesa es esta versión Strong, que apuesta ya por un sistema híbrido ‘completo’, más sofisticado que los conocidos ‘mild hybrid’ empleados hasta ahora, aunque ambas tecnologías presumen de la etiqueta medioambiental ECO de la DGT. Te contamos a continuación la prueba que hemos realizado al Suzuki Vitara Strong.

Sistema híbrido del Suzuki Vitara Strong

Nuestro protagonista combina un bloque de gasolina de 1.5 litros y 102 CV (138 Nm) con otro eléctrico que aporta otros 33 CV (60 Nm). Este último se alimenta con la energía que le proporciona una modesta batería de iones de litio de 0,84 kWh de capacidad. La potencia total del sistema es de 116 CV.

Esta combinación le permite impulsarse de manera exclusivamente eléctrica, al iniciar la marcha y en fases de conducción que sean propicias. Esto no es posible con las versiones ‘mild hybrid’. El aporte eléctrico también sirve de apoyo al propulsor térmico cuando se le requiere, como en fuertes aceleraciones. De esta manera el Vitara Strong se muestra muy agradable y refinado en marcha, sobre todo en ciudad, porque podemos circular una gran parte del tiempo emitiendo cero emisiones.

Suzuki Vitara 1.5 4x4 Strong  AGS

Aporte eléctrico modesto

En cualquier caso el aporte eléctrico es modesto porque modesta es la batería, que se recarga por efecto de la frenada regenerativa (también al pisar el freno en su primer tramo, otra diferencia respecto al ‘mild hybrid’).

El cambio automático disponible con esta variante Strong se denomina AGS (es una caja robotizada) y tiene seis relaciones prefijadas. A nuestro entender es una solución más agradable que un variador continuo o de engranajes planetarios utilizado por algunos rivales. Entre ellos muchos Toyota, tecnología que Suzuki incorpora directamente en algunos de sus modelos, como el Swace o el Across, que no son otra cosa que un Corolla Touring Sports y un RAV4, respectivamente, con logo Suzuki.

Si en ciudad y sus alrededores el Vitara Strong convence por su delicadeza y refinamiento, en carretera enamora menos. Si activamos el modo manual del cambio no salta de marcha (nos gusta), pero el rendimiento en general es modesto. Son 116 CV para mover 1.390 kilos de peso. No es una relación escandalosa precisamente, pero la entrega de potencia y par máximo es tranquila, sin sobresaltos.