Nuevo DS 3. Con otra 'cara' y más rendimiento
PRIMER CONTACTO

Nuevo DS 3. Con otra 'cara' y más rendimiento

El DS 3 se ofrece ahora con equipamientos más modernos o un frontal que adopta el nuevo aire de familia de la marca DS. Además, la gama estrena el eficaz PureTech de gasolina de 130 CV y nace una versión Performance de 208 CV.

Pedro Martín

Pedro Martín

15 de Mayo 2016 20:45

Comparte este artículo: 27 0

Si el año pasado la marca más exclusiva de PSA renovaba sus DS 4 y DS 5, le ha tocado el turno ahora al DS 3, que sigue disponible con dos carrocerías: cerrada -DS habla de "berlina" y Cabrio. Y en ambos casos con cinco plazas.

Habíamos tenido oportunidad de ver el nuevo DS 3 en su presentación oficial en París, y semanas después en el Salón de Ginebra, pero ha sido ahora cuando lo hemos probado, centrando nuestra atención en tres versiones. Una de ellas, con motor tricilíndrico PureTech 110 y caja automática EAT6, ya estaba disponible meses antes de que el DS 3 fuera sometido a este somero 'lifting' -sólo evoluciona el frontal y algunos detalles del interior-, pero no había pasado aún por nuestras manos y fue nuestro primer 'compañero' de viaje por las sinuosas vías de la Costa Azul. Se trata de una opción muy interesante como coche 'para todo', pues los 110 CV y 20,9 mkg dan bastante de sí en carretera y autovía, ayudados por el cambio EAT6 -un automático 'de verdad'- que destaca por suavidad y rapidez, de modo que también garantiza el agrado en ciudad. Lástima que DS no contemple las levas en el volante, pero los 1.300 euros de sobreprecio respecto a la caja manual de cinco marchas parecen justificados.

PureTech de130 CV: personalidad dinámica

También probamos el DS 3 con el PureTech 130, éste sí de estreno bajo el capó del pequeño DS. Y no hay sorpresas, pues va como esperábamos: de cine. Porque además de 20 CV extra y un par máximo algo mayor -23,5 mkg-, el cambio manual ya es de seis marchas, de modo que estamos ante un coche de personalidad dinámica, con buenas prestaciones, mucho agrado -no es fácil percibir que tiene sólo tres cilindros-, consumo bajo a ritmo tranquilo... Pero se nos ocurren dos peticiones: que se ofrezca también con el cambio EAT6 y que se vincule a más acabados, pues los DS 3 y DS 3 Cabrio con motor PureTech 130 son, obligatoriamente, Sport. Pasa lo mismo con la mecánica situada justo por encima -el 1.6 THP de 165 CV, ya de cuatro cilindros-, pero es más comprensible.

La renovación del DS 3 también llega a la exclusiva version Cabrio.La renovación del DS 3 también llega a la exclusiva version Cabrio.

No obstante, la gama DS 3 también se adapta a los clientes que priorizan la máxima economía, pues la gama de gasolina comienza por abajo con el PureTech de 82 CV -éste sin turbo- y hay tres diésel BlueHDi para elegir: con 75, 100 y 120 CV -el DS 3 Cabrio contempla sólo los dos más enérgicos-, y cifras de gasto medio a partir de 3,4 l/100 km. Pero mientras que el PureTech 82 ofrece la opción del cambio pilotado ETG ?700 euros?, los BlueHDi -todos con catalizador SCR para eliminar óxidos nitrosos- sólo son manuales.

DS3 Performance, el plato fuerte

Dejamos para el final el 'plato fuerte' de la gama: el DS 3 Performance, disponible con ambas carrocerías y también con un acabado más exclusivo denominado Black Special. Aunque puede parecer una mera evolución del anterior DS 3 Racing porque sólo hay un caballo extra -pasa de 207 a 208 CV-, el motor 1.6 THP progresa en profundidad y ve optimizada la entrega de energía, lo que se deja ver en un par máximo que alcanza 30,6 mkg. Su caja de cambios manual MCM de seis marchas recibe un escalonamiento específico muy acertado -aunque ya soñamos con una versión Performance EAT6 con levas en el volante, que no descartaríamos tras conversar con ingenieros de la marca-, y nos ha gustado la adaptación del coche a entornos distintos, pues puede ser una 'fiera' en vías de montaña, o un apacible ?corderito? circulando por ciudad en marchas largas.

Para lo primero, su lado más brutal, se ayuda de un chasis bien calibrado, pues respecto al DS 3 Racing se ha bajado la parte delantera 15 milímetros, se han ensanchado las vías -26 milímetros delante y 14 detrás- y se le ha dotado de frenos Brembo con pinzas específicas y 323 milímetros de diámetro delante -249 los de detrás-. Además, estrena un diferencial de deslizamiento limitado tipo Torsen que mejora mucho la motricidad, como pudimos constatar en un tramo del Rally de Monte Carlo -cerrado al tráfico-, con firme húmedo y trazado retorcido. La eficacia ahora es tremenda y, por tanto, buscando el límite crecen tanto la diversión como la seguridad.

A todas estas novedades hay que sumar diversas mejoras en el equipamiento, como asistentes de parking, cámara trasera, una conectividad muy mejorada y posibilidades de personalización aún mayores: por ejemplo, hay 78 combinaciones de color de carrocería y techo, 10 más que antes.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Sigue Motor16