Para aportar ese aire futurista, la carrocería del Mini Electric Concept cuenta con una combinación de colores muy expresiva al combinar los tonos Reflection Silver y Striking Yellow, los cuales también sirven de nexo de unión con el anterior Mini E. En su frontal se han rediseñado sus faros Full LED, del mismo modo que aparecen generosas tomas de refrigeración «de mentira», pues van cerradas y sirven para mejorar su aerodinámica.

Artículo anteriorSeat apuesta por el Gas Natural Comprimido (GNC)
Artículo siguienteUn Ford Mondeo autónomo se ha convertido en repartidor de pizzas