Pocas marcas siguen ofreciendo motores diésel en sus utilitarios, pero vaya desde aquí nuestro apoyo a una fórmula que muchos usuarios siguen prefiriendo. Y una es Citroën, que en su recién actualizado y personalizable C3 asocia 102 CV a una caja de seis marchas y a un precio atrayente.

Prueba Citroën C3 BlueHDI 100 Shine-4

Prueba Citroën C3 BlueHDI 100 Shine-3

Prueba Citroën C3 BlueHDI 100 Shine-2

Prueba Citroën C3 BlueHDI 100 Shine-1

Artículo anteriorPrueba Citroën C3 BlueHDI 100 Shine-4
Artículo siguientePrueba Ford Puma ST Line X 1.5 Ecoblue 120-1