Conducimos el Renault Captur 2017. Madurez controlada
YA A LA VENTA

Conducimos el Renault Captur 2017. Madurez controlada

Renault renueva el Captur con el objetivo de seguir siendo líder de los SUV. Y se ha cargado de argumentos para conseguirlo. Nosotros ya lo hemos probado.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter Google+

19 de Mayo 2017 12:58

Comparte este artículo: 43 0 0

Llegar a la cima no es fácil, pero mucho más difícil es mantenerse allí mucho tiempo. Y el Renault Captur lo está consiguiendo. El modelo construido en Valladolid, España, fue el crossover más vendido de su segmento en Europa y en España en 2016, pero todos los rivales  aspiran a echarle a un lado en una competencia feroz dentro de la clase de coches que más crece del mercado y que ha duplicado su volumen entre 2013 y 2016. Y en previsión de la que se avecina  el Renault Captur se ha cargado de nuevos argumentos para resistir.

En realidad la filosofía y la base técnica apenas varían. De hecho hay que hablar tan solo de un lavado de cara y mejoras en equipamiento, personalización, ayudas a la conducción y calidad; porque la plataforma se mantiene y la gama de propulsores también. Esos motores de gasolina de 90 y 120 caballos y diésel de 90 y 110 caballos.

Sube de calidad en el interior

Exteriormente el Captur evoluciona  hacia el universo todocamino heredando la imagen más traviesa y menos urbana de sus hermanos mayores Kadjar y Koleos. Por eso ahora el coche transmite mayor robustez y un punto muy acertado de agresividad simpática que parece ser que se valora mucho en este segmento, aunque en España la clientela femenina se lleve el 47 por ciento de las ventas de este modelo.

En el interior salta a la vista la mayor calidad de ajustes y materiales y una combinación más adecuada de colores y tejidos, en definitiva mayor refinamiento y un buen número de elementos rediseñados que generan mayor sensación de calidad. El volante más cuidado, los asientos más cómodos, el portaobjetos superior de apertura más sencilla, el tacto blando en salpicadero y puertas... El todocamino francés fabricado en exclusiva en España para todo el mundo (900.000 unidades fabricadas desde 2013 y exportado a 77 países) madura y pasa de cojear en este aspecto a situarse ya en la órbita de los modelos más cuidados de su clase.

Y el Captur también estrena luminosidad gracias a un nuevo techo panorámico de cristal fijo disponible en opción por 454 euros en los acabados Zen y X-Mode. Mientras, se mantiene el espacio y la capacidad de maletero, y con ello uno de los interiores más versátiles del segmento. Una versatilidad que llega directamente de la mano de una banqueta trasera deslizante que permite ampliar el maletero desde unos generosos 377 litros de capacidad.

Con todo tipo de ayudas a la conducción

El nuevo Captur es más refinado pero también más inteligente porque ayuda al conductor en marcha con sistemas que facilitan la conducción y mejoran la seguridad. Es el caso de los faros con sistema Full LED Pure Vision, que solo cuestan 247 euros convirtiéndose en la opción más recomendable de la lista de extras; el detector de Angulo muerto, que avisa con una luz en los espejos retrovisores si cuando damos la intermitencia viene alguien por detrás; los tres nuevos sistemas multimedia, el radar delantero, los sensores de aparcamiento laterales y la cámara de marcha atrás o el sistema de estacionamiento manos libres, todo un lujo para los que llevan peor eso de aparcar bien en un hueco justo. En el caso de los nuevos faros, el Captur con esta opción de luz a base de LED y una luz día que dibuja la C característica de la firma luminosa de la familia Renault, gana caché y sobre todo seguridad ya que la conducción nocturna se vuelve mucho más placentera porque todo se ve mucho más claro.

El Captur también está conectado desde el primer nivel de equipamiento gracias a la nueva versión de R&Go que transforma el smartphone del usuario en una tablet conectada. En la gama media el Captur propone el sistema Media Nav Evolution  y en lo más alto se ofrece el R-Link Evolution compatible ahora con el sistema Android Auto. Y no podemos olvidar el sistema de Audio Bosé con seis altavoces y un sonido imponente.

Mantiene la personalización

Pero si todo lo mencionado anteriormente coloca al Captur a un nivel superior, la marca no se ha olvidado de un aspecto que ayudó a este modelo a posicionarse en el mercado como un vehículo exclusivo y muy personalizable gracias a su pintura bitono. Renault potencia ahora ese aspecto gracias a tres nuevos colores de carrocería y un nuevo color del techo lo que da lugar a 14 combinaciones diferentes. A ello hay que sumarle seis packs de personalización interiores y tres exteriores que permiten un mundo de combinaciones y tener un coche casi a la medida del gusto del cliente.

Los precios del nuevo Captur no tienen incremento respecto al anterior en los acabados Life e Intense y el coche estará disponible desde 14.729 euros de la versión TCe de 90 caballos en acabado Life. En el acabado Zen el incremento de precio será de 300 euros y habrá una nueva versión X-Mode (antes no había un X-Mode como tal si no una versión especial Hely Hansen dotada del sistema) que costará 1000 euros más que esa edición limitada. La versión más cara será el dCI de 110 caballos en acabado X-Mod con un precio de 21.591 euros. El coche ya se puede pedir pero no se entregará hasta primeros del mes de junio.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16