miércoles, 18 mayo 2022

La UE impulsa la transición al VE y conectado: aprobado el PERTE de automoción

Bruselas ha considerado que tal apoyo es necesario para facilitar las necesarias inversiones en I+D y en medidas de protección medioambiental en la cadena de suministro tanto para el desarrollo del vehículo eléctrico como para el del vehículo conectado, «inversiones que difícilmente se producirían sin el necesario apoyo del sector público». La Comisión Europea ha considerado que tanto las iniciativas propuestas en el PERTE español del sector del automóvil como los costes elegibles y la necesaria intensidad de las ayudas públicas «se ajustan a las directrices comunitarias».

Una buena noticia para el sector

La aprobación del PERTE es una muy buena noticia ?por fin? para el sector del automóvil español, una actividad que, además, va a permitir además de transformar nuestra movilidad para hacerla más sostenible y segura, impulsar la recuperación de la economía española en los próximos años.

Los 3.000 millones en ayudas aprobadas por la Unión Europea corresponden a la parte de inversión industrial prevista en el PERTE, pero el conjunto de incentivos públicos previstos en el plan alcanza los 4.295 millones de euros, dentro de los 24.000 millones de euros que se espera movilice el Plan hasta 2023. Los 19.700 millones de euros restantes son las inversiones privadas que se espera que el plan llegue a movilizar.

El PERTE del sector del automóvil alcanza a toda su cadena de valor y tiene como objetivos la producción de vehículos eléctricos y conectados a la red en nuestro país. Con este volumen de inversiones se espera que España se convierta en uno de los principales «hubs» de electromovilidad tanto en Europa como a escala global. Un proceso que además podría llegar a significar la creación de unos 140.000 de puestos de trabajo en nuestro sector del automóvil (el tercero en importancia dentro de la actividad económica española) y elevar en hasta un 1,7 por ciento el PIB del país, según los cálculos elaborados por el Gobierno español.

Según ha comentado la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño tras el Consejo de Ministros del pasado viernes, la aprobación del PERTE por parte de la UE es un «hito importante» que permitirá seguir «dando pasos» para encarar la fase de finalización del mismo y, así, poder convocar las ayudas, proceso que se hará respetando «escrupulosamente» los principios de igualdad de trato y transparencia que establece la normativa de la gestión de los recursos públicos.

Malestar en el sector con el Gobierno

En todo caso, conviene recordar el malestar que el sector del automóvil español tiene con el Gobierno español por la importante demora que, independientemente de la aprobación del PERTE, está teniendo el Gobierno con la puesta en marcha de acciones de apoyo al sector que no han hecho sino agravar aún más la situación de nuestra industria.

A finales del pasado mes de noviembre, ANFAC alertaba de dicho agravamiento «debido al entorno de crisis, incertidumbre y falta de medidas contundentes para el apoyo a la industria, el impulso a la electrificación y la renovación del parque».Situación especialmente agravada por el veto masivo del PSOE a todas las enmiendasque para mejorar la situación del sector de automoción e impulsar la electrificación habían presentado distintos partidos para los Presupuestos Generales del Estado 2022.

Enmiendas en su mayoría relativas a mejoras en la fiscalidad aplicable al uso de vehículos electrificados y a la ampliación de los plazos de adaptación del Impuesto de Matriculación a los nuevos tramos de emisiones de CO» que, según ANFAC, «generaban condiciones positivas para avanzar en la recuperación, en la penetración del vehículo electrificado y en la renovación del parque, y eran el complemento necesario a otras medidas posibles gracias a los fondos cuya concesión ha aprobado Bruselas».

Gran incertidumbre en un momento crítico

Para ANFAC, hay «malestar» en la industria española del automóvil por la «gran incertidumbre que en un momento crítico esta situación está provocando». La asociación de fabricantes reclama del Gobierno el desarrollo y aprobación de «iniciativas más contundentes, de amplio espectro, y bajo un enfoque común, que permitan colocar a España en cuanto a renovación del parque, electrificación y apoyo industrial, al nivel de los países de nuestro entorno».

El veto a las medidas fiscales se suma a la incertidumbre respecto de la reforma del entorno laboral que persigue el Gobierno y las complicaciones que la falta de microchips está generando en el sector. Igualmente, ANFAC ha destacado la falta de actividad de la Mesa de la Automoción, que debería ser «el foro principal donde se traten conjuntamente medidas y prioridades que empujen la transformación de la automoción en España manteniendo la producción y el empleo de un sector clave para nuestra economía».

La situación exige una actuación rápida y eficaz.

Los fabricantes destacan igualmente la «necesidad cada vez más urgente de que se activen los fondos del PERTE para la automoción, fondos que Bruselas ya ha aprobado y que tienen que llegar cuanto antes a las empresas».

Según el presidente de ANFAC, José Vicente de los Mozos, «se necesita una visión integral del sector de la automoción y una política de apoyo más completa que impulse la industria, la electrificación y también la renovación del parque. Se están agravando los problemas y los nuevos riesgos complican mucho la situación, en un momento en el que necesitamos certezas pues hay que competir ferozmente con otros países de nuestro entorno para adjudicarnos los modelos de futuro».

«La industria ya se ha puesto a trabajar, estamos trayendo ?continúa De los Mozos? los modelos y las inversiones, pero necesitamos un programa claro y común de medidas contundentes, incluyendo la fiscalidad y la normativa laboral. Tenemos un reto muy importante por delante y la situación exige una actuación rápida y eficaz».