viernes, 1 julio 2022

Stellantis dice adiós a los PureTech y BlueHDI en su gama de vehículos más polivalente

Que vamos camino de la electrificación pura y dura es un hecho consagrado, pero aún así nos ha sorprendido el anuncio que el grupo Stellantis ha realizado hace unos días en el que anunciaba la desaparición de los propulsores PureTech y BlueHDI de su interesante, exitosa y floreciente gama de vehículos polivalentes. Y eso no será en cuestión de años, sino este mismo 2022.

Inicialmente la acción afecta exclusivamente a las furgonetas de pasajeros, pero entre ellas nos encontramos con los Citroën Berlingo, Citroën Jumpy y Citroën SpaceTourer, además de los Opel Combo, Opel Vivaro y Opel Zafira Life, sin olvidarnos además de los Peugeot Rifter, Peugeot Expert y Peugeot Traveller.

Comparten mecánica y baterías

Todos estos nueve modelos del grupo Stellantis ya estaban disponibles hasta la fecha con mecánicas eléctricas, pero que no siempre son la opción perfecta para el cliente, de forma que por el momento van a mantener con vida las mecánicas térmicas en las versiones industriales, cosa que también ayudará a mantener el precio más contenido, porque estas variantes eléctricas que se van a imponer a todos los clientes no son la opción más asequible.

Cabe recordar que todos y cada uno de esos modelos en su versión eléctrica comparte el mismo motor que el grupo Stellantis también emplea en su gama de turismos eléctricos, porque también lo usan vehículos como los DS 3 Crossback E-Tense, Citroën ë-C4, Opel Mokka-e, Peugeot e-2008… y algunos cuantos más. Todos recurren a un propulsor eléctrico que genera 100 kW de potencia (136 CV) y 260 Nm de par motor, que tienen una velocidad máxima limitada en todos ellos a 130 km/h.

Entre 220 y 315 kilómetros de autonomía

También todos ellos comparten una batería de iones de litio que tiene 50 kWh de capacidad, la cual se traduce en una autonomía en ciclo WLTP de 280 kilómetros en Berlingo, Combo y Rifter y de apenas 220 kilómetros en el caso de sus hermanos mayores, que también contemplan la opción de apostar por una batería con 75 kWh de capacidad, la cual eleva esa autonomía por encima de los 315 kilómetros. Todas ellas también admiten recargas rápidas a 100 kW de potencia. Pero aún así podrían no ofrecer una autonomía suficiente para vehículos que la inmensa mayoría de los clientes utilizan a modo de vehículo recreacional y que son sinónimo de libertad y aventura.

Por el momento el grupo Stellantis ha hecho este anuncio, mientras que Fiat, quien acaba de arrancar la comercialización de su nuevo Scudo podría seguir el mismo camino. Además, Toyota no se ha pronunciado, y ellos contemplan en su gama los Proace y Proace City, hermanos gemelos de los modelos en cuestión que se pasan a la electrificación pura y dura.

Superan los 30.000 euros de partida

Tras la desaparición casi por completo del segmento de los monovolumen, las versiones de pasajeros de los vehículos industriales ligeros se han convertido en modelos clave para quienes valoran el espacio o la funcionalidad a la hora de viajar en familia o para transportar su equipos deportivos o de ocio. Ahora estos clientes podrían variar su opción de compra, además de por factores como la autonomía, por el precio.

Y es que tomando como ejemplo los modelos de Citroën hay que decir que su ë-Berlingo supera los 33.000 euros de precio de partida, mientras que los ë-SpaceTourer arrancan en los 45.500 euros en el caso de la batería de 50 kWh, porque los de 75 kWh parten de 50.300 euros, siendo considerablemente más caros que los equivalentes con mecánicas térmicas.