domingo, 2 octubre 2022

El coche que rompe la barrera del sonido a máxima velocidad

Debemos decir, que instintivamente, el pitido que rompe el silencio del desierto, lleva a alzar los ojos al cielo. Entonces, se observa que un avión caza vuelo a ras de suelo, a todo gas, levantando una espesa nube de polvo. Por ello, en apenas un abrir y cerrar de ojos, una ruidosa flecha cruza de un lado a otro el lago de Hakskeenpan, sin agua, en el extremo norte del desierto del Kalahari sudafricano. Aunque, hay que aceptar los hechos, porque lo que acaba de pasar a la velocidad de una bala, es un extraordinario coche supersónico. Este fue diseñado y construido por un equipo británico, llamado «Bloodhound». Asimismo, en el video que veremos a continuación, el ejemplar aspiraba a cruzar la barrera del sonido, batir el récord del mundo de aceleración terrestre. Y, si fuera posible, rozar las 1,000 millas/h (1,600 km/h).

Por consiguiente, una estela de partículas sigue flotando por el camino que ha trazado el coche, pero, a varios kilómetros de allí, el prototipo ya está parado, con el motor apagado. Mejor dicho, sobre la tierra ocre, agrietada por el calor, yace el paracaídas que frenó su ligereza carrera. En resumen, esta unidad fue diseñado exclusivamente por los especialistas para ser veloz. Por ende, tiene la forma de un largo tubo blanco coronado por un reactor y de un estabilizador vertical de avión caza, sobre cuatro ruedas de aluminio. Finalmente, su mecánica lo coloca definitivamente fuera de la categoría de los vehiculos que rugen en la actualidad en los circuitos competitivos.