martes, 16 agosto 2022

En Mladá Boleslav ya ha comenzado a fabricarse el nuevo Skoda Enyaq Coupé iV

El 31 de enero era presentado el nuevo Skoda Enyaq Coupé iV, un nuevo vehículo eléctrico para la firma checa, el cual ahora han comenzado a fabricar en la planta de Mladá Boleslav, en la República Checa.

Al igual que el ya conocido Skoda Enyaq iV, esta nueva versión con carrocería Coupé también se ensambla en dicha factoría, siendo los dos únicos modelos que nacen desde la plataforma modular MEB que cobran vida fuera de Alemania, pues conocidos 'hermanos' suyos como son los Audi Q4 e-tron, Cupra Born o los Volkswagen ID.3 y Volkswagen ID.4, por poner algunos ejemplos, son fabricados dentro de las fronteras del país teutón.

Más de 120 unidades diarias de este Enyaq Coupé iV

Este nuevo Skoda Enyaq Coupé iV se ensambla a un ritmo superior a las 120 unidades diarias, pero hay que tener en cuenta que en esa planta de fabricación también cobran vida modelos como los Skoda Octavia y los mencionados Skoda Enyaq iV, de los que la firma checa ensambló nada menos que 50.000 unidades el pasado año.

Unos 2.000 empleados son los encargados de fabricar esas más de 120 unidades diarias, como hemos dicho, usando como punto de partida la mencionada plataforma modular MEB ideada por el Grupo Volkswagen.

Esta segunda carrocería del Enyaq iV luce un aspecto exterior mucho más deportivo que la versión conocida hasta la fecha, sin sacrificar por ello el espacio interior. Muestra de ello es que presume de tener una capacidad de maletero de 570 litros, lo que apenas son 15 litros menos que un Enyaq iV con carrocería convencional. Esta nueva variante Coupé también ofrece la posibilidad de estar equipado con el techo panorámico de cristal más grande de toda la gama Skoda, que además tiene la particularidad de ser más delgado que el techo convencional, proporcionando unos centímetros adicionales para la cabeza de sus ocupantes.

Su aerodinámica silueta ha permitido optimizar la aerodinámica de esta versión Coupé, cuyo coeficiente aerodinámico para del 0,247 ofrecido por los Enyaq iV a un sorprendente valor de 0,234 en el caso de estos Enyaq Coupé iV. Y todo ello teniendo en cuenta que este último es incluso seis milímetros más alto con sus 1.622 milímetros de estatura.

Cuatro opciones mecánicas con hasta 299 CV

Cuando la firma checa ponga a la venta este nuevo Skoda Enyaq Coupé iV lo hará en cuatro versiones mecánicas diferentes, comenzando por la denominada 60, que esconde un motor trasero con 132 kW de potencia (179 CV) y unas baterías con 58 kWh de capacidad que se traducen en una autonomía de 411 kilómetros.

Las tres versiones superiores apuestan por una batería con 77 kWh de capacidad, que en el caso de los 80 les permite homologar una autonomía de hasta 545 kilómetros. En estos el motor trasero eroga 150 kW de potencia (204 CV). Este mismo motor es el que utilizan los 80X, pero sumando uno en el eje delantero para elevar la potencia total hasta los 195 kW (265 CV). Si bien su autonomía se reduce en este caso hasta los 496 kilómetros.

La versión más prestacional y deportiva lleva el apellido RS y también usa dos motores para contar con tracción total y un máximo de 220 CV de potencia (299 CV). Pero ten en cuenta que la autonomía en estos se reduce hasta los 490 kilómetros, de la misma forma que sorprende que los Skoda Enyaq iV RS 'a secas', sin el Coupé, ofrezcan una potencia máxima que alcance los 306 CV.

Dos eléctricos más para el año 2030

El fabricante checo anunció su estrategia conocida con el nombre de NEXT LEVEL, por la que se compromete a electrificar su cartera de modelos. Y es que antes de 2030 habrá lanzado al mercado al menos tres modelos totalmente eléctricos, todos ellos ubicados por debajo de los conocidos Enyaq iV, tanto en términos de tamaño como de precio. Dicho esto no hay que ser un lince para saber que esos nuevos vehículos serán un compacto hermano de los conocidos Cupra Born y Volkswagen ID.3, mientras que el otro será un modelo urbano a modo de Skoda Fabia totalmente eléctrico, que las marcas anteriores ya han adelantado con prototipos como el Cupra Urbanrebel y el Volkswagen ID.LIFE.

Con todo ello Skoda buscará aumentar la producción de modelos totalmente eléctricos en Europa hasta cifras de entre el 50 y el 70% antes de 2030, siempre en función de la evolución del mercado. Así sus emisiones se reducirán en más de un 50% en comparación con 2020.

Y no menos importante es la conversión a la electromovilidad que Skoda está llevando en la República Checa, adaptando sus tres fábricas locales (Mladá Boleslav, Kvasiny y Vrchlabí) para la fabricación de esos tres modelos 100 x 100 eléctrico que veremos en cuestión de poco tiempo, para así salvaguardar los puestos de trabajo y crear nuevos.