Conducimos el Opel Combo Life. Multiusos inteligente
YA A LA VENTA

Conducimos el Opel Combo Life. Multiusos inteligente

Opel aterriza con fuerza en el segmento de los comerciales ligeros con el nuevo Combo. El modelo alemán, fabricado en Vigo, demuestra su capacidad en todos los frentes, como vehículo de trabajo y como monovolumen para toda la familia. Hemos probado la versión Life.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

8 de Octubre 2018 21:00

Comparte este artículo: 0 5

La integración de Opel en el Grupo PSA ha permitido que se abran interesantes oportunidades en la marca alemana. Y posiblemente la más importante de ellas tenga que ver con el segmento en el que se encuadra el nuevo Opel Combo Life, el de los comerciales ligeros. Porque ahí la marca alemana -pese a que lleva desde los años 50 fabricando comerciales y que el Combo llega ahora a su quinta generación- ha ido cediendo terreno. Y por el contrario, el Grupo PSA -con Citroën y Peugeot- se ha convertido en referencia en este apartado con el Berlingo y el Partner respectivamente.

Ahora, a estos dos modelos se suma el Opel Combo, que comparte desarrollo con ambos modelos y se fabrica también en Vigo. Sobre la plataforma CMP, la misma que sirve de base para las últimas creaciones de PSA -Peugeot 308 o 3008, Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X...- el Combo Life cuenta con una arquitectura de turismo, lo que le permite ser un perfecto modelo familiar, pero sin olvidar su origen como trabajador; como vehículo comercial. Un aspecto en el que también lo borda.

Dos longitudes de carrocería

Esa doble oportunidad en un segmento en el que Opel no tenía un excesivo peso con el anterior Combo, se convierte en dos variantes del modelo: la versión Life con un uso que combina ocio y trabajo y la versión Cargo, dedicada exclusivamente a un uso comercial. Si a eso se añade que el Combo va a disponer de dos longitudes de carrocería -la versión XL mide 4,75 metros de longitud frente a los 4,40 del Combo normal- el resultado es una gama completa y que da respuesta a todas las necesidades que uno pueda imaginar.

Si lo valoramos como un turismo, el Combo Life puede ofrecer hasta 7 plazas en sus dos variantes de carrocería. Y un maletero que oscila entre los 597 litros de la versión corta con cinco asientos en uso (2.126 litros con los asientos abatidos) y los 850 litros de la versión larga con cinco asientos (si abatimos los asientos traseros la cifra llega a los 2.693 litros). Virtudes de espacio, por lo tanto, no le faltan. Y tampoco de versatilidad, pues la doble puerta corredera es una solución idónea para acceder al interior o los 28 huecos para dejar objetos que ofrece en el interior, o el cofre que ofrece en el interior, colgado del techo; también habla de su versatilidad, la posibilidad de plegar el respaldo del asiento del copiloto de forma que puede cargar con objetos de hasta 3,05 metros de longitud.

Pero hay más cosas que se le exigen a un turismo, sobre todo en el apartado de la tecnología, en estos tiempos. Y el Opel Combo cumple con nota en este aspecto. Porque en materia de conectividad, por ejemplo, no tiene nada que envidiar a modelos de su propio grupo. Cuenta con avanzados sistemas multimedia Opel compatibles con Apple CarPlay y Android Auto con pantalla táctil flotante de hasta ocho pulgadas y puertos USB tanto delante como detrás. Además, dispone de una toma de corriente de 230 V en la parte delantera que permite enchufar un ordenador portátil o de la carga inductiva para cargar de manera inalámbrica los teléfonos móviles.

19 sistemas de ayuda a la conducción

Si la conectividad es de primer nivel, qué decir de los sistemas de ayuda a la conducción. Una tecnología que se podía calificar como 'residual' hasta ahora en los comerciales y que el Opel Combo -lo mismo que sus hermanos Citroën Berlingo y Peugeot Rifter/Partner- pone como elemento distintivo y clave en su estrategia. El resumen es fácil de explicar: nada menos que 19 diferentes sistemas de ayuda están disponibles en este modelo; eso garantiza las mejores prestaciones en seguridad y confort.

Son sistemas conocidos en el segmento y el de los SUV, pero hasta ahora nada habituales entre los comerciales ligeros. Hablamos de la cámara panorámica de visión trasera, el Head Up Display o el control de tracción IntelliGrip con diversos modos de conducción para circular por barro, arena, superficies mojadas o nieve. También dispone de un asistente de visión lateral que ayuda al conductor cuando realiza giros cerrados a baja velocidad. Además, de serie en todas las versiones cuenta con elementos como Alerta de Colisión Frontal, Asistente de Cambio Involuntario de Carril, Detector de Señales de Tráfico y de Fatiga. Y si aún quieres completar más tu equipamiento en sistemas de ayuda a la conducción, aún puedes sumar asistentes de parking, cámaras de visión trasera de 180 grados, control de velocidad de crucero automático...

Con motores Euro 6d Temp

Por último, también echa el resto en motores, con una gama de propulsores que ya cumplen la normativa Eurod 6d Temp. En gasolina cuenta con un 1.2 Turbo con 110 caballos y Start & Stop. Acelera de 0 a 100 km/h en 11,8 segundos y su consumo medio oscila entre 5,5 y 5,8 /100 km. Y la gama diésel cuenta con tres alternativas sobre el mismo bloque, el 1.5 diésel. Con 76, 102 o 130 caballos, sus prestaciones oscilan entre los 10,6 y los 16,5 segundos en la aceleración; entre los 153 y los 185 km/h en la velocidad máxima y en unos consumos bajísimos: entre 4,1 y 4,5 de gasto medio homologado. El cambio es manual de cinco velocidades en los diésel de 76 y 102 caballos; manual de 6 relaciones en el gasolina 1.2 110 y automático de 8 velocidades por convertidor de par en el diésel más potente.

En la presentación dinámica del coche hemos podido probar la versión 1.2 Turbo. En nuestro recorrido ha mostrado una excelente finura y suavidad en su funcionamiento. Posiblemente no es el motor más indicado si vemos el Combo como vehículo de trabajo; pero dinámicamente ofrece un elevado agrado de uso, en el que su carácter tricilíndrico no se ve por ninguna parte. El cambio es agradable, las suspensiones tirando a blandas y la dirección precisa. Tiene un andar muy de SUV debido a su mayor volumen, pero incomparablemente más refinado que lo que históricamente podía esperarse de un LCV.

Remata su catálogo de 'highlights' un precio de lo más atractivo, pues a partir de 14.900 euros (descuento promocional incluido), ya ofrece todos los sistemas de asistencia al conductor como Alerta de Colisión Frontal con Detección de Peatones y Frenada Automática de Emergencia , Asistente de Mantenimiento de Carril, Sistema de Arranque en Rampas, Adaptación Inteligente de la Velocidad y Limitador de Velocidad junto con Alerta de Somnolencia del Conductor y Reconocimiento de Señales de Tráfico.

Combo Cargo: trabajador infatigable

Nos hemos centrado en la versión Life del Opel Combo, pero para los profesionales más 'rudos' está también el Cargo, que se convierte en un robusto comercial capaz de todo. Disponible también con dos diferentes longitudes de carrocería, es capaz de cargárselo todo. Como muestra, unos sencillos datos: en su interior caben hasta 4,4 metros cúbicos de carga; es capaz de llevar hasta 1.000 kilos de peso y en su interior puede alojar dos europalets. Y no olvida la innovación con soluciones inteligentes, como una trampilla en la parte posterior del techo que permite cargar objetos largos o un indicador de sobrecarga -una primicia en el segmento- y que avisa al conductor si ha añadido más peso del autorizado en la cabina del Combo.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16