BMW Serie 2 Active Tourer: abre nuevos caminos
DESDE 28.500 EUROS

BMW Serie 2 Active Tourer: abre nuevos caminos

Con el Serie 2 Active Tourer, BMW entra de lleno en el segmento de los monovolumen, aunque sea a costa de renunciar a algunas de sus señas de identidad.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

29 de Septiembre 2014 12:33

Comparte este artículo: 0 0

El segmento de los monovolumen compactos es uno de los más activos del mercado por la gran versatilidad que este tipo de vehículos ofrece. Pero en general, son marcas generalistas las que pelean por llegar a los clientes más familiares con modelos como el Renault Scénic, el Citroën C4 Picasso, el Ford C-Max o el Opel Zafira. En el segmento premium no hay prácticamente representantes salvo el Mercedes Clase B. Por ello, debido a esta escasa presencia de marcas premium, BMW decidió atacar ese tipo de coches para abrir un nuevo camino y una nueva vía de negocio en su gama. Y ese ataque se produce con el nuevo Serie 2 Active Tourer.

Adiós a la tracción trasera

Aunque haya sido a costa de renunciar a ciertos genes de esos que han conformado su historia. Adiós a la tracción trasera como seña de identidad; y adiós a una estética claramente deportiva como se podía apreciar en prácticamente todas sus gamas y modelos, que aunque fueran berlinas o familiares, siempre tenían un toque y un punto deportivo. Ahora no es que el Active Tourer tenga una línea completamente monovolumen, pero sí es cierto que sus rasgos piensan más en el espacio y su mejor utilización que en ese toque picante. Pero es el signo de los tiempos. También parecía un 'sacrilegio' apostar por carrocerías todocamino cuando lanzaron el BMW X5 y ahora, 15 años después 1 de cada 3 BMW que se venden en el mundo es un X y la familia ha crecido con el X1, el X3, el X4 y el X6. Y se anuncian más variantes SUV en BMW.

No es probable que les vaya tan bien en esta nueva aventura, pero sí que abran el abanico de posibles clientes a una serie de conductores que no se habrían planteado apostar por un modelo de la firma bávara como su próximo coche... Y ahora tal vez lo hagan. En concreto, en BMW España han identificado sus dos posibles grupos de futuros clientes: familias jóvenes de entre 39 y 43 años y jubilados o prejubilados activos. A esos, en principio es a los que se dirige un modelo que puede haber perdido carácter, pero que ha ganado otras cosas. Por ejemplo, la tracción delantera puede no tener el 'feeling' BMW, pero sí se nota en un interior que ha ganado habitabilidad para viajar en familia.

Sillas gratis para 'familias embarazadas'

Y para confirmar esa apuesta, por ejemplo, han lanzado una campaña para promocionar el coche en la que cualquier comprador que vaya a tener un hijo en los próximos meses o lo haya tenido este año y compre el Serie 2 Active Tourer antes de acabar este 2014, recibirá como regalo, todas las sillas infantiles que su hijo -o hijos, porque la oferta se hace extensible por ejemplo a si la familia tiene gemelos- necesite hasta que pueda circular sin sistema de retención infantil. Una manera de acercar BMW a una serie de clientes que antes no se plantearían esta marca.

Pero la principal apuesta está en un interior habitable, que se olvida de elementos clásicos en la marca, como los tremendos túneles de transmisión que todo usuario de la marca ha padecido en los asientos traseros y que condenaban al ocupante del asiento central a sentarse casi a 'horcajadas'. Aquí dan paso a un espacio mucho más cómodo y diáfano; más y mejor aprovechable atrás. No sobra el espacio en anchura, pero tres personas se pueden acomodar sin problemas salvo por un respaldo excesivamente inclinado; se puede regular, pero deja, entonces un hueco entre la cortinilla del maletero por el que se puede atisbar lo que llevamos en él.

Buen maletero y buen equipamiento

La modularidad, sin ser como en un monovolumen de los conocidos, no está mal, y los asientos se pueden desplazar hacia adelante. El asiento, en configuración 40-20-40 se puede mover, pero no son butacas individuales, como en otros monovolumen y, por tanto, van fijos al suelo. Buena capacidad de un maletero con 468 litros que puede llegar a los 1.510. Claro que en esa capacidad está incluido el hueco de la rueda de repuesto -que no tiene-.

En cuanto al equipamiento, en este nuevo modelo BMW ensaya también una nueva política basada en cuatro niveles de equipamiento (Advantage, Luxury, Sport y M-Sport), bastante completos y con un precio ajustado, frente a la interminable carta de opciones de otros BMW; aunque esas opciones siguen estando disponibles. Entre ese equipamiento, destaca un dispositivo, la llamada de emergencia, que es de serie en toda la gama adelantándose a la obligatoriedad de este sistema en 2015-2016.

Motores de hasta 218 caballos

Y además de los nuevos caminos que ensaya con el tipo de carrocería o la tracción delantera, este Active Tourer también es pionero por ser el primer modelo de la marca con motor tricilíndrico. Su gama de motores, por ahora se conforma con dos gasolina de 136 y 218 caballos y un diésel de 150. El primero de ellos, la gran novedad, cuenta sólo con tres cilindros, pero ofrece buenas prestaciones y una buena suavidad de marcha; aunque hay pequeños detalles, como el cambio, que merecen una mejora. Pero en general se pueden prejuicios anteriores sobre este tipo de motores. Los motores se pueden elegir con cambio manual de 6 marchas o automático -de 6 marchas en el 218i y de 8 velocidadaes en el 218d. El 225i sólo se vende con cambio automático de 8 marchas.- y todos ellos garantizan buenas prestaciones y unas cifras de consumo muy ajustadas, ayudadas por la tecnología Efficient Dynamics con dispositivos como recuperación de la energía de frenado, dirección asistida electromecánica, función Auto Start Stop, indicador del punto óptimo para el cambio de marchas...

Más adelante, en el mes de noviembre, llegarán nuevas variantes mecánicas y de tracción -pues habrá versiones de tracción total-, para ampliar la gama del Serie 2 Active Tourer a un abanico aún mayor de posibles clientes.

En cuanto al comportamiento en marcha, antes de ponernos al volante teníamos curiosidad por saber cómo se comporta el primer BMW de tracción delantera. Durante la rueda de prensa, nos comentaron que la intención de los ingenieros de la marca era crear un modelo que fuera tracción delantera pero que recordara los genes de un tracción trasera. Así se mantendría intacta la deportividad clásica de los modelos alemanes.

En realidad, con tantas ayudas electrónicas como incorporan los coches actuales, las diferencias entre tracción y propulsión casi han desaparecido. El Serie 2 Active Tourer es agradable y cómodo, tiene carácter en marcha, pero ese punto deportivo que pretendían transmitir no lo encontramos en un modelo con mayor altura al suelo y unas suspensiones más enfocadas al confort. Quien busque el ADN de BMW en este modelo tendrá que olvidarse.

Es por tanto, un modelo que a los clientes habituales de la marca les sabrá a poco; pero sin embargo, con él BMW se abre a un nuevo tipo de público que hasta ahora no pensaba en la marca como posible opción de compra; y tal vez ahí esté su atractivo.

Artículos recomendados