Seat Toledo eléctrico y Mii electric: pasado y presente sin emisiones
RUTA OLÍMPICA CON LOS ELÉCTRICOS

Seat Toledo eléctrico y Mii electric: pasado y presente sin emisiones

El Seat Toledo eléctrico, que la marca desarrolló para los Juegos Olímpicos 1992, acompaña al Mii electric en un recorrido por los alrededores del estadio olímpico de Montjuic.

Redacción

13 de Agosto 2020 08:53

Comparte este artículo: 13 7

El Seat Toledo fue el coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Los 22 medallistas olímpicos recibieron una unidad desarrollada exclusivamente para ellos, el Toledo Podium, pero la marca también desarrolló un Toledo eléctrico, que fue el encargado de encabezar la Maratón y acompañar la llama olímpica en su último tramo hacia la ceremonia inaugural. Ya en aquel momento, Seat apuntaba a un futuro sostenible, que se sustenta ahora en modelos como el Mii electric, las versiones híbridas del León y el Tarraco, además del Cupra León eHybrid, el Cupra Formentor y el Cupra el-Born 100% eléctrico.

Para escenificar este avance de la marca hacia las cero emisiones (han anunciado una inversión de 5.000 millones de euros para los próximos 5 años con la electrificación como eje principal), Seat ha reunido en una ruta por las inmediaciones del estadio de Montjuic, en Barcelona, a su modelo eléctrico más emblemático del pasado, el Toledo de 1992, y a su actual modelo 100% eléctrico, el Mii electric.

No tan diferentes

El Toledo eléctrico se construyó con la finalidad de 'resistir' los poco más de 42 kilómetros de la Maratón, ya que el reglamento de esta prueba indicaba que debía ser cero emisiones. En poco más de tres meses se preparó el coche con un objetivo principal: que su batería de 500 kilos tuviera energía suficiente para aguantar toda la Maratón. Hoy en día, con la batería del Seat Mii, de 250 kilos, se podrían recorrer 6 maratones, ya que cuenta con una autonomía de 260 Kilómetros.

La ruta realizada con ambos ha permitido comprobar que, a pesar de que les separan 28 años, tienen algo en común: las pocas modificaciones que se han realizado en su carrocería para adaptarlos a su versión eléctrica. En el caso del Toledo apenas hubo cambios: en el maletero se colocó una especie de bañera para albergar la batería, y los frenos tenían un tambor sobredimensionado para poder contrarrestar el peso del coche en la frenada. El Mii tampoco ha sufrido modificaciones, ya que se fabrican unas baterías expresamente para este modelo.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon