Seat Ibiza Cupra 1.8 TSI 192 CV. El Ibiza más poderoso de la historia
SIN OPCIÓN A CAMBIO DSG

Seat Ibiza Cupra 1.8 TSI 192 CV. El Ibiza más poderoso de la historia

La actualización de la gama Ibiza ha llegado también a su máximo exponente de deportividad, la versión firmada por Cupra, que ahora estrena el motor 1.8 TSI, que con sus 192 CV nos permite tener el Ibiza más poderoso de todos los tiempos. Y a buen precio.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

20 de Noviembre 2015 09:08

Comparte este artículo: 16 0

El año que viene, Seat conmemorará el vigésimo aniversario de su primera victoria en el mundial de rallys con el Seat Ibiza Kit Car, un acontecimiento que dio pie en 1996 a una saga de deportivos cuyo modelo inicial fue el Seat Ibiza Cupra, que a día de hoy continúa siendo un referente en su segmento.

Desde ese momento, todas las generaciones del Seat Ibiza han contado con una versión firmada por Cupra (proviene de la asociación de las palabras Cup y Racing). El primero de ellos contaba con un motor 2.0 16 válvulas atmosférico y 150 CV. Le siguió el 1.8 Turbo de 180 CV e incluso llegó a existir una variante animada por el incombustible 1.9 TDI potenciado hasta los 160 CV. Posteriormente se sumó a la gama Cupra un revolucionario 1.4 TSI dotado de compresor y turbo con 180 CV y una caja de cambios DSG de 7 velocidades, versión que ha estado la venta hasta la última renovación de la gama Ibiza y precisamente aquí tienes la prueba al completo.

Ahora con un potente 1.8 TSI

Precisamente con esta renovación y para cumplir la normativa Euro6 de emisiones contaminantes, semejante motor 1.4 TSI desaparece, al igual que lo ha hecho en los Audi A1 y Volkswagen Polo GTI. Ahora bajo su capó delantero se encuentra un propulsor 1.8 TSI que ha sido mejorado para proporcionar una potencia de 192 CV y un par máximo de 320 Nm. Así, podemos hablar del Ibiza Cupra más potente de todos los tiempos. Y también el más rápido, pues sus cifras hablan por sí solas ya que se permite el lujo de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 235 km/h (6,9 segundos y 228 km/h el 1.4 TSI). Y con estas cartas sobre la mesa, ya hemos tenido ocasión de poder conducir este nuevo Ibiza Cupra.

El exterior sigue transmitiendo deportividad, pero con los cambios que se sumaron a la nueva gama Seat Ibiza el pasado verano. Equipa faros bixenón de serie, llantas de 17 pulgadas (ahora se ofrecen también en color negro)... Pero un detalle a mejorar serían los dos pequeños escapes que asoman por su embellecedor posterior. Tampoco estaría de más ofrecer una versión Cupra con la carrocería de cinco puertas y no sólo limitarlo al SC. Hacer lo mismo que sucede con su hermano mayor, el Seat León Cupra, que incluso tiene versión familiar ST.

El habitáculo también se actualiza y la pantalla central de 5 pulgadas es de serie. Se ofrece por 208 euros una pantalla de 6,5 pulgadas y el navegador cuesta 415 euros más. También mejoran los materiales y sus asientos nos recogen a la perfección. Ahora bien, hay detalles de equipamiento que deberían ser de serie, como el tercer reposacabezas trasero (83 euros), los airbag de cortina (250 euros) o el práctico sistema Full Link (177 euros). Eso sí, no pierde un ápice de funcionalidad si lo comparamos con cualquier otro Ibiza con carrocería SC.

Desaparece el cambio DSG7. Sólo manual

Comenzamos a movernos con este nuevo Ibiza Cupra, que realmente sorprende por la suavidad que transmite. Podría pasar por cualquier otro Ibiza, aunque bien es cierto que el perfil de sus neumáticos 215/40 R17 transmiten las irregularidades del asfalto al habitáculo, sin embargo no es tan rígido como un Opel Corsa OPC, un Peugeot 208 GTi o un Renault Clio RS, sus competidores directos. Su cambio es suave y se echa en falta algo más de dureza, que transmita a nuestra mano derecha que estamos en un deportivo con 192 CV, que ahora no dispone de una alternativa con cambio automático, única opción disponible para el desaparecido 1.4 TSI. Seat asegura que no ofrecen el DSG de 7 velocidades para no tener que limitar el par motor de este propulsor 1.8 TSI, pues para protegerlo se reduce de 320 a 250 Nm. Sin embargo sus "hermanos" si que ofrecen esta alternativa a cambio DSG.

Corre más que de sobra y siempre transmite la sensación de empuje, aunque vayamos sólo a 1.500 rpm en sexta velocidad. Las curvas comienzan y es el momento de pulsar el botón "Sport" que hay frente al cambio. Pertenece a su dotación de serie, es novedad en la gama Cupra y permite variar la dureza de la suspensión y también su dirección. Ahora es más efectivo en curvas, pues no permite a su carrocería ningún balanceo y la dirección trabaja junto al diferencial electrónico XDS, el cual limita de forma efectiva las pérdidas de tracción a la hora de acelerar. Los más "radicales" echarán en falta que se pueda desconectar el ESP o la opción de un equipo de frenos AP Racing como el utilizado antes, si bien ahora los discos de freno delanteros pasan de 288 a 310 milímetros de diámetro.

El 1.8 TSI es más ligero que el 1.4 TSI

Su paso por curva es rapidísimo y Seat sólo lo ha lastrado un kilo respecto a su antecesor (ahora pesa 1.259 kilos). Todo apunta a su motor "mas grande" como el culpable, pero hay que decir que el nuevo 1.8 TSI sólo pesa 133,4 kilos, menos que el desaparecido 1.4 TSI dotado de compresor y turbo, por lo que el nuevo Ibiza Cupra no es más subvirador que antes.

El momento que atraviesa Seat en el Grupo Volkswagen hace que no hayan publicado sus consumos ni sus emisiones, pero desde la marca aseguran que serán inferiores a los de su antecesor. No obstante ahora incluso equipa el sistema Start-Stop, por lo que podría rondar los 6,0 l/100 km y los 139 g/km de CO2 que homologa el Volkswagen Polo GTI. Parece una contradicción, pues el anterior Ibiza Cupra homologaba un gasto de 5,9 l/100 km.

A pesar del incremento de potencia y su mayor equipamiento respecto a su antecesor, el nuevo Seat Ibiza Cupra cuesta 1.400 euros menos que antes (todo hace apuntar al ahorro por prescindir del cambio DSG7), pues arranca en unos ajustados 21.400 euros. Si bien, con los actuales descuentos que ofrece Seat (no puede acogerse al Plan PIVE) lo podríamos tener por sólo 17.680 euros, además de que nos ofrecen cuatro años de garantía y cuatro años de mantenimiento (esto último siempre que financiemos con la marca). Sin duda es un precio más que llamativo, para poder disfrutar de un deportivo utilizable los 365 días del año y que ha sido desarrollado y fabricado en la planta que Seat tiene en Martorell, la cual cumple 40 años de historia. Este centro técnico nació junto con el desarrollo de otra leyenda de la firma española, el Seat 1.200 Sport Bocanegra, el tatarabuelo de este nuevo Ibiza Cupra.

Artículos recomendados

Sigue Motor16