Opel Corsa OPC. La alternativa más excitante y deportiva
CON PACK PERFORMANCE COMO OPCIÓN

Opel Corsa OPC. La alternativa más excitante y deportiva

Ya hemos tenido ocasión de poder conducir el Opel Corsa más potente de la actualidad. Hablamos del nuevo Corsa OPC, una excitante versión que cuenta con un motor 1.6 Turbo de 207 CV. Cuesta 22.100 euros.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

24 de Abril 2015 19:54

Comparte este artículo: 0 0

En el año 1988 Opel iniciaba su andadura de utilitarios de altas prestaciones con el lanzamiento del primer Opel Corsa GSI, una versión que estaba impulsada por un propulsor 1.6 atmosférico capaz de proporciona una potencia de 101 CV.

En 1999 aparece OPC

Pero los tiempos fueron cambiando y el público que buscaba un utilitario o un compacto con tintes deportivos cada vez se volvió más exigente, de manera que en 1999 Opel se vio obligada a lanzar la división OPC (Opel Performance Center), situada un paso por encima de los famosos GSI, comenzando una andadura de deportivos que ha culminado con este último Opel Corsa OPC, el cual ya hemos tenido ocasión de poder conducir.

El Opel corsa más potente de la actualidad (no es el más potente, honor que sustenta el Opel Corsa OPC Nürburgring Edition con 210 CV), toma la base de los renovados Opel Corsa, que siguen fabricándose en Figueruelas, Zaragoza, pero su exterior adquiere paragolpes deportivos, nuevas tomas de refrigeración, llantas de 17 pulgadas, un singular alerón posterior... Este deportivo Opel Corsa OPC seguirá ofreciendose exclusivamente con una carrocería de tres puertas y en seis colores exteriores.

Una vez dentro nos acomodamos en unos fantásticos asientos Recaro que pueden estar tapizados en cuero, tenemos un volante firmado por OPC, unos pedales de aluminio, unos relojes específicos y poco más, pues su habitáculo es bastante discreto en este sentido. Eso sí, no falta lo último en sistemas multimedia, con el nuevo OPC Link, que muestra detalles referentes a la mecánica en su pantalla central táctil.

Mantiene el 1.6 Turbo

Damos vida a su motor 1.6 Turbo, que es el mismo que usaba su antecesor, pero que escala de 192 a 207 CV gracias a nuevos inyectores, nuevo turbo e intercooler y una reprogramación electrónica. Su par máximo es de 25,0 mkg disponibles entre 1.900 y 5.800 rpm, aunque durante 10 segundos tenemos 28,6 mkg gracias a la función overboost. Este gran margen de revoluciones convierte a su mecánica en muy aprovechable en todo momento, además de que su cambio manual (Opel no ofrecerá una opción con cambio automático) tiene unos desarrollos mucho más "lógicos" y no tan largos como en otros Opel. Y aunque se ha acortado el recorrido de la palanca, el tacto del cambio no sigue convenciendo del todo.

Cómo buen deportivo que es, sus suspensiones tienden a duras en todo momento, y sorprende que no lo hayan equipado con Start/Stop para minimizar el consumo en ciudad. Con todo ello, el Opel Corsa OPC firma un gasto medio homologado de 7,5 l/100 km con unas emisiones de 174 g/km de CO2. También es verdad que durante el recorrido de prueba, su ordenador de a bordo rondaba los 10 litros, pues el trazado por el que tuvimos ocasión de conducirlo se prestaba a animarse, y en esas circunstancias el consumo se incrementa considerablemente, si bien, tampoco parecen excesivos y en cuanto relajabamos la marcha, este consumo bajaba.

Rápido como sus rivales

El propulsor 1.6 Turbo empuja con mucha energía y nunca da sensación de que no corre. No obstante acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos (cifras similares a las que presentan rivales suyos de la talla del Ford Fiesta ST, Peugeot 208 GTi, Renault Clio R.S. o Volkswagen Polo GTI) y alcanza los 230 km/h de velocidad punta.

Una opción casi obligada

Pero no sólo hay que fijarse en sus prestaciones. Bien es cierto que todas las unidades en la presentación sumaban el casi obligado pack Performance. Se trata de un extra que tiene un precio de 2.320 euros y que añade a su equipamiento elementos comos las llantas de 18 pulgadas con neumáticos Michelin Pilot Super Sport en medida 225/35 R18 (de serie son 215/45 R17), las pinzas de freno delanteras Brembo de cuatro pistones y con discos de 330 milímetros (308 milímetros en los OPC de serie), el diferencial autoblocante del fabricante Drexler y la suspensión FSD firmada por el especialista Koni.

Comenzando por esta última, decir que huye de electrónica y todo el sistema para variar su dureza de forma constante es mecánico. Funciona de cine, sobre todo ayudado por un eje trasero mejorado en todos los niveles, pues el anterior Opel Corsa OPC mostraba una viveza de atrás que a veces ponía en apuros hasta al conductor más resabiado. Ahora esta nueva generación pisa con mucha más nobleza, dando mayor sensación de seguridad y traduciéndose en un paso por curva más rápido aún con el ESP desconectado (tiene tres modos de funcionamiento).

A la salida de las curvas podemos dar gas sin miramientos pues nos bastará apuntar con el volante donde queremos ir. Sus fantásticas gomas Michelin y el autoblocante mecánico hacen el resto, sin que apenas percibamos que están trabajando a destajo como puede suceder en otros modelos que obligan a agarrar el volante con mucha más firmeza, como puede ser el caso del Peugeot 208 GTI 30th. Todo ello viene acompañado del sonido de su sistema de escape firmado por Remus y que ahora apuesta por dos salidas en vez de una central.

20.900 euros con descuento

Sin duda alguna, este Opel Corsa OPC se convierte en una de las opciones más interesantes en su segmento, más si además tenemos en cuenta su precio, que con descuentos puede rondar los 20.900 euros, si bien, siempre será mejor gastarse 23.220 euros y llevárselo de la casa con el mencionado pack Performance, una opción que tiene justificado su desembolso.

Artículos recomendados

Sigue Motor16