jueves, 7 julio 2022

La microhibridación llega a Jeep; Compass y Renegade e-Hybrid

Poco a poco toda la gama Jeep se ha ido electrificando, con versiones híbridas enchufable 4xe. Wrangler, Compass y Renegade disponen de una variante plug-in en su oferta. Y este año, cuando la nueva generación del Grand Cherokee llega a Europa, también lo hará en versión 4xe.

“El plan de electrificación que iniciamos a finales de 2020 avanza con rapidez con el lanzamiento de la tecnología 4xe híbrida enchufable en los SUV Compass, Renegade y Wrangler”, declaraba Antonella Bruno, Head of the Jeep Brand en Europa. A lo que añadía “hoy, con los nuevos Jeep Compass y Renegade e-Hybrid sumamos un nivel más de electrificación a nuestra oferta, contribuyendo a esta transformación en la que creemos firmemente. A finales de 2022 acabaremos con todos los motores de combustión tradicionales en los principales mercados europeos, a excepción de Italia. Es un punto de inflexión histórico para la marca Jeep y una prueba de nuestro deseo de continuar con paso firme hacia la libertad 100% electrificada».

Así, con los nuevos Jeep de hibridación ligera va un paso más allá en la electrificación de la gama a la espera de la versión cien por cien eléctrica, que llegará a principios del año que viene sobre una nueva plataforma. Ese paso lo constituyen los nuevos Jeep Compass y Renegade e-Hybrid, que constituyen el primer escalón de hibridación con un sistema de 48V y etiqueta ECO.

Arrancamos en silencio

Hemos conducido ambas versiones, que apenas se diferencian de la variante de gasolina por fuera y por dentro, con información específica en la instrumentación y en la pantalla central de ambos modelos.

Y tampoco lo notaríamos en marcha si no fuera por un importante detalle diferenciador: arranca en eléctrico, e incluso permite desplazarse de este modo silencioso durante algunos segundos. De hecho puede realizar las maniobras de aparcamiento en modo eléctrico.

Toda una novedad para un Mild Hybrid con sistema de 48V, que realmente no recuerdo hasta la fecha en ningún otro modelo de estas características. Como digo, al pulsar el motor de arranque encontramos una respuesta silenciosa que desaparece al pisar el acelerador con más decisión o tras unos metros recorridos. Pero lo cierto es que es capaz de moverse solo en eléctrico; cuando atravesábamos alguna población en el recorrido de la presentación, al reducir la velocidad, entraba en funcionamiento el modo eléctrico que impulsaba las ruedas delanteras de esta forma.

En carretera ambos modelos se mueven con soltura, con un motor que sube bien de vueltas, recupera bien y acelera con un plus de energía que, aunque no diferenciamos, mejora prestaciones y reduce el consumo.

Y fuera de carretera, las buenas cotas TT, permiten moverse con agilidad aunque no
con la capacidad que les transfiere la tracción total a las variantes 4xe.