jueves, 7 julio 2022

Conducimos el Jeep Wrangler 4Xe Híbrido enchufable. Sin límites

Jeep cumple 80 años. Desde su nacimiento con el lanzamiento, en 1941, del legendario Willys MA/MB, hasta nuestros días, Jeep cuenta con una dilatada historia regada con numerosos modelos, siempre fieles a una idea. La de construir auténticos todoterreno con capacidades únicas para desenvolverse lejos del asfalto. Incluso en la actualidad, en 'la época SUV', los modelos de Jeep se distinguen por sus cualidades off-road, a pesar de las concesiones asfálticas en la mayoría de sus modelos.

Coches siempre afines a una filosofía, con valores destacados en torno a la libertad y la naturaleza, apoyándose en su capacidad 'para superarlo todo'. Jeep supone una forma de vida, un estilo de moverse con ¡autenticidad!

Y dentro de su oferta, de sus diferentes iconos, un modelo es el principal referente. El Wrangler, que en su generación actual lanzada en 2017, la cuarta, introduce por primera vez un motor electrificado.

Jeep Wrangler 4Xe PHEV: Un nuevo hito

La primera generación vio la luz en 1987, estando en el mercado hasta 1996. La segunda entre 1997 y 2007. La tercera entre 2007 y 2017 y la actual a partir de ese año. Y es un hito en la historia del Wranglerla adopción de un motor híbrido enchufable, el más potente en su historia, pero que no varía en nada su filosofía y su capacidad 'off-road'. Si bien, ahora puede presumir de ciudadano ejemplar, de ser capaz de moverse en la ciudad sin emisiones contaminantes.

El Wrangler PHEV es el más potente de la historia con sus 380 CV, pero a pesar de ello es también el más sostenible y eficiente con la posibilidad de circular en eléctrico con un rango de 44 km hasta una velocidad de 130 km/h, lo que le permite disfrutar de la Etiqueta 0. Ofrece una ambivalencia de la que no disponen las variantes gasolina ni los motores diésel anteriores. Estos últimos desaparecen de su gama. Una dualidad que le hace ser un ciudadano ejemplar en cuanto a su capacidad para circular sin emitir emisiones. Pero sin que ello afecte a sus valores característicos que le convierten en un coche diferente bajo la filosofía de la marca y un todoterreno con capacidades innatas para ello.

Y como el resto de la gama, un coche que adopta los sistemas más avanzados en conectividad, con un interior digitalizado desde sus dos pantallas y con amplio equipamiento. En la instrumentación cambian los indicadores y el velocímetro analógico (ahora digital) da paso a una esfera que muestra la capacidad y la potencia de carga, con un completo ordenador de abordo para una mejor gestión de la batería. Información diferenciada con las versiones de gasolina, mostrando el porcentaje de carga disponible o el modo de funcionamiento elegido. Aunque sus mandos se encuentran muy dispersos y no se han sintetizado las funciones a través de la pantalla, lo que en parte es de agradecer.

Estéticamente no introduce cambios en su imagen en esta versión PHEV, pero adopta detalles característicos como son las líneas en azul eléctrico que quieren identificar conectividad y electrificación. Y solo con carrocería Unlimited de cuatro puertas, mientras las de dos sí seguirán disponibles con los motores de gasolina.

Lo mismo en su interior, donde el Rubicon muestra detalles en azul como rasgo identificativo de esta versión. Mientras el Sahara, en vez del azul, utiliza el gris tungsteno como color identificativo.

Jeep Wrangler 4Xe PHEV: Potencia y eficiencia

Bajo el capó delantero el Wrangler concentra todo su sistema de propulsión. El motor de combustión interna de gasolina I-4 turboalimentado de 4 cilindros y 2.0 litros que genera 272 CVse combina con dos eléctricos. Un primero conectado al motor de combustión interna que, además de trabajar en sinergia con él, también puede actuar como generador de alto voltaje si es necesario y que rinde 63 CV. Y un segundo motor-generador en la parte delantera de la caja de transmisión, integrado en el cambio automático de ocho velocidades TorqueFlite, reemplazando el convertidor de par convencional de una caja de cambios automática que rinde 145 CV, para una potencia en conjunto de 380 CV y 637 Nm de par. La batería que alimenta los propulsores eléctricos tiene una capacidad de 17,3 kWh, recargándose en menos de 3 horas con el easyWallbox, a 7,4 kWh, que es la capacidad máxima que admite.

Mucha potencia para mover al Wrangler en carretera a un ritmo elevado, con gran capacidad de aceleración, lo que en zonas de poca adherencia ponía al tren trasero en dificultades para asimilar el par si no teníamos cuidado en dosificar el gas. Con carga en la batería nos llegamos a mover en torno a los 6 l/100 km sin buscar para nada una conducción eficiente a lo largo del recorrido marcado por las carreteras de la isla de Ibiza. Dándonos una media de 12,7 l/100 km al final del recorrido.

Este también incluía una zona por pistas rotas, que para el Wrangler eran 'pan comido' y no le ponían en dificultad alguna, a lo que pusimos un poco de picante dándole gas para que el tren trasero abriera su trayectoria en las curvas y hacer un poco de ejercicio de manos con el volante.

Mediante los tres botones a la izquierda del volante regulamos el consumo eléctrico:

Hybrid: el modo por defecto, que combina los tres motores, y que cuando la batería alcanza el estado mínimo de carga o el conductor solicita más par, pasa a usar solo la propulsión del motor de gasolina.

El modo Electric prioriza el funcionamiento con energía eléctrica mientras tenga batería, pudiendo alcanzar los 130 km.

El tercer botón que encontramos, 'eSave,' prioriza la propulsión del motor de gasolina para ahorrar el porcentaje de batería que deseemos para la conducción todoterreno en eléctrico o en áreas urbanas. Además, en este modo se puede recargar la batería en marcha hasta en un 80 % mediante el motor de combustión. Nosotros guardamos batería para comprobar la sensación de rodar en la zona de naturaleza, por pistas, en total silencio. Una nueva y agradable experiencia.

El Wrangler PHEV puede disponer para conducción off-road del elenco de ayudas electrónicas 'Trail-Rated'. Dependiendo del nivel de equipamiento, ofrece dos sistemas de tracción a las cuatro ruedas permanentemente activos 'on-demand' (Selec-Trac o Rock-Trac), ejes Dana', bloqueo eléctrico de los ejes delantero y trasero 'Tru-Lok', diferencial de deslizamiento limitado 'Trac-Lok' y desconexión electrónica de la barra estabilizadora delantera.

Jeep Wrangler 4Xe PHEV: Tres niveles de equipamiento

El nuevo Wrangler 4xe PHEV está disponible en tres niveles de equipamiento, Sahara 4xe, Rubicon 4xe, el más dotado para conducción off-road, y la exclusiva edición especial 80th Anniversary 4xe, con el equipamiento más completo. Y está disponible en doce colores exteriores, que se pueden combinar con las distintas configuraciones de techo disponibles (techo blando, techo rígido, techo blando eléctrico y doble techo).

Ya está en los concesionarios a un precio desde 68.900 € el Sahara, 70.800 € el Rubicon y desde 72.300 € la versión especial 80th Anniversary 4xe.

Jeep ofrece otras opciones de financiación, como la opción en 36 cuotas desde 360€/mes con una entrada de 15.300 €. Cuenta con 3 años de garantía, y 8 o 160.000 para la batería.