Volvo XC90. El SUV que todos esperábamos
DISPONIBLE DESDE EL 3 DE SEPTIEMBRE

Volvo XC90. El SUV que todos esperábamos

Ayer mismo se adelantaban las primeras imágenes de la nueva generación del Volvo XC90. Sin embargo hoy se han empezado a conocer los detalles técnicos de un modelo que será presentado en el Salón de París y llega en 2015.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

27 de Agosto 2014 08:43

Comparte este artículo: 0 0

Nada menos que doce años separan a las dos generaciones del Volvo XC90. La primera de ellas fue lanzada allá por 2003, y sufrió una importante remodelación en el año 2006. Este nuevo Volvo XC90 se presentará de manera oficial en el Salón de París en el mes de octubre, pero a los concesionarios de la marca no llegará hasta la primavera de 2015.

Para empezar, los First Edition

Eso sí, Volvo ofrecerá a partir del próximo 3 de septiembre a las 16:00 horas la posibilidad de reservar una una unidad de una edición especial que se ha limitado a 1927 unidades, precisamente el año en que se fundó volvo. Denominados "First Edition" contarán con una carrocería en color negro, llantas de 21 pulgadas, tapicería de cuero, diferentes logos y un equipamiento específico.

La nueva generación del Volvo XC90 ha estado gestándose durante nada menos que tres años y su imagen exterior nos la han adelantado concept como los Volvo Concept State o Volvo XC Concept. Su frontal es mucho más personal y en él destacan los nuevos faros que adquieren unas luces diurnas en forma de T y que han sido denominadas como "martillo de Thor". El nuevo XC90 también podrá contar con los faros con tecnología de iluminación LED en detrimento de los ya menos utilizados faros de xenón. Las líneas exteriores se han suavizado y la zaga también recibe unos llamativos pilotos que también cuentan con tecnología de iluminación LED.

Más largo que antes y que sus rivales

Esta nueva generación del Volvo XC90 mide nada menos que 4,95 metros de largo, lo que vienen a ser 14 centímetros más que el XC90 que todos conocemos. También es más largo que un BMW X5 (4,89 metros) y que un Range Rover Sport (4,85 metros) por poner dos ejemplos de algunos de sus rivales. También su anchura es considerable, con 2,01 metros.

Su escultural carrocería se sustenta sobre una nueva plataforma modular que Volvo denomina SPA (Scalable Product Architecture). Está fabricada con aceros de alta resistencia y aluminio, lo que le confiere una rigidez y una ligereza nunca antes vista en productos de la marca sueca. Por poner un ejemplo, decir que los pesos del nuevo Volvo XC90 oscilan entre los 1.940 y los 2.030 kilos, mientras que un Range Rover Sport arranca en 2.130 kilos, y hay que recordar que el Range presume de un chasis monocasco fabricado íntegramente en aluminio. También Volvo ha puesto especial interés en el coeficiente aerodinámico, pues este XC90 registra un Cx de 0,30, frente a un BMW X5 que también presume con un Cx de 0,31, o un Porsche Cayenne que tiene un Cx de 0,36.

Revolucionaria suspensión trasera

Esta plataforma SPA adquiere unas suspensiones independientes en el eje delantero, mientras que en la parte posterior hay innovaciones de último nivel, pues detrás, Volvo emplea como elemento elástico una ballesta colocada en posición transversal que ha sido fabricada con material compuesto para así, minimizar el peso. Claro está que de manera opcional se ofrecerá una suspensión neumática que permitirá ajustar su dureza en cinco etapas. Dependiendo también del tipo de suspensión, la altura libre al suelo del XC90 oscilará entre los 23,7 y los 26,7 centímetros, mientras que las llantas serán de hasta 22 pulgadas.

Sólo motores de cuatro cilindros

Si analizamos sus propulsores, llama poderosamente la atención que Volvo exclusivamente contará con motores de cuatro cilindros y dos litros, todos ellos colocados en posición transversal y asociados a una caja de cambios automática de 8 velocidades. En gasolina encontramos los T5 y T6 que ofrecen 254 y 320 CV de potencia respectivamente. El T6 además de contar con turbo, suma un compresor volumétrico para incrementar la potencia a régimenes inferiores.

Si nos pasamos a los diésel, la gama quedará compuesta por los D4 y D5, que generan unas potencias de 190 y 225 CV respectivamente. El D5 por su parte es una mecánica biturbo y se conforma con un consumo medio de sólo 5,8 l/100 km. Mientras tanto, el Volvo XC90 D4 llegará un poco más adelante (en septiembre de 2015), y lo hará con una versión de tracción delantera (BMW también ofrece su X5 4x2), mientras que el resto de mecánicas estarán asociadas a un sistema 4x4 inteligente.

Pero la mecánica más atractiva en el nuevo Volvo XC90 es sin duda el T8, o lo que es lo mismo, un híbrido enchufable creado gracias a la tecnología desarrollada en los V60 Hybrid Plug-in. Combina el propulsor de los T6 con 320 CV al que se suma otro motor eléctrico que genera 80 CV adicionales y que envía toda la potencia a las ruedas posteriores, creando un 4x4 con sistema "by Wire" o lo que es lo mismo, sin conexión entre el motor térmico, situado delante, y las ruedas posteriores (este sistema ya lo usa por ejemplo Lexus en los RX450h o Peugeot en los 508 RXH). Con las baterías cargadas, su autonomía en modo eléctrico rondará los 40 kilómetros y sorprende con un consumo medio de sólo 2,6 l/100 km, frente a los 7,7 l/100 km que homologa la versión T6 de propulsión exclusivamente térmica.

Una pantalla táctil preside el interior

Si nos pasamos al habitáculo del nuevo Volvo XC90, lo primero que llama la atención es la casi total ausencia de botones físicos, ya que la mayoría de las funciones se han integrando en la generosa pantalla táctil central, que ha sido colocada en posición vertical. Como buen Volvo, la calidad ha sido un apartado cuidado al máximo detalle y por ello no faltan inserciones en diferentes tipos de madera, así como los cueros más finos y suaves, que revisten puertas, asientos, volante... Pero no el pomo del cambio, ya que para esta pieza se ha contado con la experiencia de Orrefors, un fabricante de vidrio sueco que ha creado una auténtica pieza de joyería.

En cuanto a conectividad con el vehículo, el XC90 viene equipado con los sistemas CarPlay y Android Auto, mientras que para los más sibaritas del sonido, Volvo ofrece un equipo de música opcional creado por Bowers&Wilkins, que suma nada menos que 19 altavoces con una potencia total de 1.400 Watios.

El interior tiene siete plazas distribuidas en tres filas de asientos. Los delanteros ya cuentan con ajustes eléctricos y si el cliente lo prefiere existen otros asientos denominados Contour que mejoran el confort de los ocupantes y ofrecen aún más ajustes. Los asientos de la última fila se pueden esconder bajo el plano de carga cuando no se usan y por lo que asegura Volvo, ofrecen comodidad siempre que sus ocupantes no superen los 1,70 metros de estatura. El summum lo pone la posibilidad de que estos dos asientos cuenten incluso con diferentes ajustes, por cierto, eléctricos.

Un bunker con ruedas

Hablar de Volvo es hablar de seguridad, y con el XC90 han echado la casa por la ventana para convertirlo en un auténtico bunker. Ofrece los conocidos sistemas de ángulo muerto, aviso por abandono del carril, frenada de emergencia, regulador de velocidad activo, aviso de circulación cruzada tras nosotros, cámara 360 grados... Pero además suma el sistema "Run-off road protection" por el que cuando el vehículo detecta una posible salida de la vía, tensa los cinturones de seguridad. Nuevo también es la tecnología oculta en sus asientos, que cuentan con una banqueta capaz de absorber parte de la energía que llega a la columna vertebral de los ocupantes, cuando el vehículo pase de una altura a otra más baja en un posible accidente.

Por último, incluye el asistente de frenada en intersecciones, capaz de interactuar con peatones, vehículos, bicicletas... Y para hacernos la conducción más agradable en atascos suma el "Queue Assist" que controla la dirección y los frenos cuando el vehículo se encuentra en una retención sin que el condutor tenga que interactuar con el vehículo.

Artículos recomendados

Sigue Motor16