domingo, 2 octubre 2022

Cómo saber si te has quedado sin batería o se ha roto el alternador

Has estado haciendo recados toda la mañana, vuelves al coche y… no arranca. En estos momentos llega una pregunta básica, ¿De dónde viene la avería? Empiezas a pensar… Puede ser porque dejaste las luces encendidas, lo que acabó con la batería, o es posible que haya un problema con el sistema de carga.

Cuando opera correctamente, el alternador del coche provee un flujo continuo de corriente para cargar la batería cuando el motor está funcionando, pero sin esta carga, la batería se vacía rápidamente, aún cuando el vehículo está en uso. Reparar el alternador y reemplazar la batería no son temas complejos de resolver, pero primero debes saber cuál de ellos falla.

Primer síntoma: El testigo de batería o carga está encendido

Aunque cada coche es un mundo, uno de los síntomas más obvios de que algo va mal es que se enciende un testigo en el cuadro de instrumentos. Lo habrás visto miles de veces aunque habitualmente no te fijes en él. Tiene la forma de una batería y el color rojo, aunque es cierto que puede variar: algunos coches lo etiquetan como «ALT», o «GEN», mientras que otros pueden dar un fallo genérico o usar otro testigo.

En cualquier caso, este síntoma es la señal evidente de que algo está estropeado y puede ser permanente o intermitente, apareciendo solo cuando activamos sistemas del coche que consumen mucha energía, como los faros o los limpiaparabrisas. Pero este es solo el principio antes de abrir el coche y ponernos en faena para sacar más conclusiones.

Posibles motivos del fallo