jueves, 29 septiembre 2022

El Skoda Octavia Combi cumple 25 años

En septiembre de 1996, justo cuando se cumplían cinco años y medio desde su unión al Grupo Volkswagen, Skoda inaugura la avanzada planta en Mladá Boleslav. Allí comenzó a fabricar un vehículo que cambió el rumbo de la compañía checa, que no era otro que la primera generación de su exitoso Skoda Octavia.

Este Skoda Octavia marcó el inicio de una nueva era para el fabricante checo, quien había comenzado a desarrollar una nueva versión de esta berlina de cinco puertas que causó furor en medio mundo. Ese desarrollo acabó materializándose en el sensacional Skoda Octavia Combi, un práctico y espacioso familiar que se presentaba el 10 de septiembre de 1997 en el Salón del Automóvil de Fráncfort.

La versión de producción del Skoda Octavia Combi se presentó en 1998

Skoda Octavia Combi. Boceto original.

Aquel Skoda Octavia Combi de color morado con el que se presentaron en la cita alemana, ahora ha pasado a formar parte del museo que la compañía checa tiene en Mladá Boleslav. Y recordar que a pesar de su parecido con el definitivo, en realidad era un prototipo.

Pues habían pasado menos de seis meses de su presentación oficial, cuando en febrero de 1998 arrancó la producción en serie del Skoda Octavia Combi. Esta se llevaba a cabo en la que entonces era la mayor planta de prensado del fabricante checo, porque el lateral de su carrocería se formaba en una sola pieza a partir de chapa embutida. Este proceso le garantizaba una precisión de una décima de milímetro y el molde de prensado necesario para su fabricación pesaba 63 toneladas.

La actual generación es 19 centímetros más larga

Skoda Octavia Combi. Imagen maletero.

Sería en el mes de marzo cuando el Skoda Octavia Combi debuta en el Salón del Automóvil de Ginebra como un vehículo de producción. Dos meses mas tarde sus primeros y afortunados clientes comenzaban a recibir este sensacional vehículo familiar. Este tenía una plataforma que le proporcionaba una distancia entre ejes de 2.512 milímetros. Era la misma que ofrecían los Skoda Octavia de cinco puertas y también 174 milímetros que la ofrecida por la plataforma MQB de la actual generación. Aquel familiar medía 4,5 metros de largo (4,69 mide el actual Octavia Combi), apenas 6 milímetros más que la berlina, de la que también le separaban 26 milímetros en altura.

A pesar del mayor tamaño, la versión familiar del Skoda Octavia solo pesaba entre 15 y 30 kilos más que la berlina. Y su forma trasera le permitía ofrecer un espacio de carga que oscilaba entre los 548 y los 1.512 litros. Una cifra brillante, pero inferior a la que ofrece el actual, que oscila entre 640 y 1.700 litros.