sábado, 4 febrero 2023

Neumáticos de invierno: estas son sus particularidades

Con la llegada del invierno muchos conductores, especialmente los que viven en climas muy fríos donde las heladas y la nieve son una constante, apuestan por montar neumáticos de invierno en sus vehículos. Este tipo de ruedas está especialmente diseñada para soportar las situaciones de frío más extremas, y garantizar cierto margen de seguridad en carreteras húmedas, nevadas y heladas. Algo que no te pueden garantizar los neumáticos tradicionales.

Estas ruedas se diferencian del resto, principalmente, en la banda de rodadura, pero también tienen otras características que las hacen ideales para esta época del año. Te contamos todo acerca de estos neumáticos tan poco conocidos en nuestro país, y tan necesarios en otros lugares.

Se deban cambiar cuando su banda de rodadura es inferior a 4 mm

La profundidad del dibujo de la banda de rodadura también es mayor. De este modo consigue mejor adherencia y evacúa de forma más efectiva el agua, evitando el aquaplaning. Estamos hablando de una profundidad mayor en torno a los dos milímetros.

Este diseño provoca que los neumáticos de invierno deban sustituirse con una profundidad mayor que el resto de ruedas. Si la norma obliga a cambiar los neumáticos antes de que la banda de rodadura sea inferior a 1,6 mm, estos neumáticos de invierno deben sustituirse cuando el dibujo sea inferior a 4 mm. Esta es la única forma de que sigan cumpliendo con su cometido, aunque pueden terminar de gastarse fuera de temporada. Es decir, se puede circular con ellos cuando su banda de rodadura es menor de 4 mm, siempre que no sea invierno, y que no estén por debajo del mínimo legal de 1,6 mm.

faros