domingo, 4 diciembre 2022

Mercedes-AMG GLA 45 S 4Matic+. Conducimos este deportivo disfrazado de SUV

La segunda generación del Mercedes-Benz GLA es muy superior a su antecesor como coche en si. Y es que a pesar de ser 14 milímetros más corto que antes (ahora mide 4,36 metros de longitud), este SUV compacto ha crecido en anchura y en altura, además de que presume de tener una mayor distancia entre ejes.

Todo ello le permite ofrecer un interior mucho más espacioso, desahogado y práctico que antes, porque lo cierto es que su antecesor se quedaba muy rezagado en estos apartados. Ahora nos encontramos con unas amplias plazas traseras, donde puede haber una banqueta que se puede desplazar de forma longitudinal 140 milímetros para poder jugar con la capacidad del maletero, que arranca en los 435 litros, pudiéndose ampliar hasta 1.430.

Rebosa tecnología

El nacer desde la plataforma de los nuevos vehículos compactos de la firma de la estrella también le permite ofrecer lo último en tecnología, como son las dos pantallas digitales que presiden su salpicadero (pueden ser dos de 7 pulgadas o dos de 10,25 pulgadas), el sistema MBUX con realidad aumentada, iluminación ambiental, Head-Up display o los últimos y más avanzados sistemas de ayuda a la conducción, de los cuales, mejoraríamos el asistente de cambio de carril, a veces poco sensible con el conductor.

La casa alemana ofrece diferentes propulsores para su nuevo GLA, pero en esta generación también se mantiene la deportiva versión desarrollada por su departamento de Affalterbach. Hablamos de este impresionante Mercedes-AMG GLA 45 S 4Matic+, una criatura que bajo esa fachada de 'típico' SUV esconde el motor 2.0 Turbo de cuatro cilindros más potente de la historia. Y es que presume de tener una potencia específica de 211,4 CV/litro. No en vano estamos hablando de un propulsor que eroga 421 CV de potencia y 500 Nm de par motor.

Que sepas que aquí solo llegará la versión 'S', porque en otros mercados como puede ser en Alemania también hay una variante 'descafeinada', cuyo 2.0 Turbo se conforma con 387 CV, que aún así son 81 caballos más que los que proporciona este corazón en los Mercedes-AMG GLA 35 4Matic, que estos si que se venden en España por unos módicos 63.950 euros. Por cierto ya puestos a hablar de números que sepas que en Alemania ese GLA 45 4Matic+ que no llegará aquí es unos 5.600 euros más barato que el 'S', cantidad más que asumible para quien busca un vehículo de este tipo y razón por la que en España se han decantado por no ofrecer.

Rápido y muy eficaz

Es cierto que ante el ojo experto esta criatura se delata gracias a sus diferentes componentes aerodinámicos (el alerón posterior de las imágenes es opcional por 2.314 euros dentro del paquete aerodinámico AMG) o gracias a sus llantas de 20 pulgadas (las de 21 también son opcionales). Tampoco se pueden pasar por alto los detalles interiores personalizados por AMG, entre los que nos vamos a encontrar un volante con diferentes botones y pantallas desde las que poder seleccionar sus diferentes modos de conducción. AMG también idea unos gráficos específicos, pero que sepas que los impresionantes asientos tipo baquet AMG Performance se pagan aparte y no son baratos, porque los de la estrella están pidiendo nada menos que 4.676 euros por ellos.

Lo cierto es que sujetan a las mil maravillas, algo fundamental cuando te animas con las primeras curvas. Y aunque durante el recorrido no tuvimos ocasión de negociar las que nos hubiera gustado (casi mejor porque este GLA invita a pecar), lo cierto es que presume de una estabilidad a prueba de bombas. A ello también ayuda el sistema de tracción total 4Matic+, el cual cuenta en el eje posterior de dos diferenciales electrónicos que permiten enviar la potencia exacta a cada una de las ruedas. Y gracias a esta tecnología también se puede disponer del programa de conducción Drift.

El 2.0 Turbo se asocia a un cambio automático de doble embrague que cuenta con 8 velocidades y función Race Start (lo denominan AMG Speedshift DCT 8G), de forma que presume de ejecutar arrancadas fulgurantes. Tanto es así que homologa solo 4,3 segundos para poder acelerar de 0 a 100 km/h, mientras que su velocidad máxima es de 270 km/h.

Como toda criatura puesta apunto por los expertos ingenieros de Affalterbach, la dirección, el equipo de frenos (hay cuatro discos ventilados y perforados) o la suspensión brillan a un nivel sensacional, disimulando de un plumazo sus 1,61 metros de estatura.

Lo cierto es que este GLA 45 S 4Matic+ ofrece unas sensaciones propias a las de un deportivo de categoría, pero puede variar su carácter gracias a los seis programas diferentes de conducción (hay que sumar otras tres opciones de dureza para la suspensión AMG Ride Control).

Semejante nivel de prestaciones y de tecnología tiene un precio, que como ya podrás imaginar no está al alcance de todos los bolsillos. Tanto es así que la casa alemana está pidiendo un mínimo de 84.875 euros por cada una de estas deportivas criaturas que bien sirven para tus desplazamientos diarios (ojo porque no es incómodo y su consumo no se eleva si circulamos con cabeza), mientras que también te permite disfrutar de la conducción, solo o en familia.