lunes, 28 noviembre 2022

Líquido refrigerante: así es, para qué sirve y cada cuanto tiempo tienes que cambiarlos

¿Qué sería de nosotros sin el líquido refrigerante del coche? Se trata de uno de los fluidos que no pueden faltar en tu vehículo. Basado en etilenglicol, ofrece un amplio rango de temperatura, que va desde los -30ºC hasta los 140ºC. De esta manera, regula el circuito térmico del motor a una temperatura estable y óptima para su funcionamiento.

Su función principal es absorber el calor del motor para evitar que se produzca su sobrecalentamiento. Por contra, en invierno aguanta muy bajas temperaturas y evita que se congelen algunas piezas. Asimismo, actúa como lubricante, limpia y protege de la oxidación a las piezas del sistema refrigerante del coche gracias a sus propiedades anticorrosivas. ¿Pero cuál es el mejor si aún no nos hemos decidido por uno?

¿Qué hago si me quedo sin líquido refrigerante?

Revisa cuidadosamente y a menudo los niveles de líquido refrigerante de tu vehículo. ¿Por qué los expertos son tan pesados con esto? En caso de que tengas alguna pérdida, por pequeña que sea, a través del circuito, corres el serio riesgo de que este se vacíe. Entonces el coche no podrá refrigerar adecuadamente todos los elementos del motor, llegando a producirse en casos extremos una avería.

Lo mejor es que te fijes bien en la aguja. Si observas que la aguja de la temperatura sube por encima de los niveles marcados por el fabricante, detente inmediatamente porque cada kilómetro extra pondrá en riesgo la fiabilidad de tu coche.

Si es un coche con inyección, estarás en problemas