miércoles, 10 agosto 2022

Estos son los cinco Toyota que han marcado la historia

El 23 de septiembre de 1933 se funda en Japón la empresa conocida como Toyota Motor Corporation, una de los gigantes de la industria de la automoción a nivel mundial. A lo largo de todos estos años la firma nipona ha desarrollado infinidad de vehículos, pues recuerda que no solo tiene modelos Toyota, sino que marcas como Lexus, Daihatsu, Scion e Hino Motors están bajo su control.

Y si continúas brujuleando verás como tiene parte del capital de otras marcas automovilísticas japonesas como Mazda o Subaru. Sino como explicas que el nuevo Mazda2 Hybrid sea un Toyota Yaris o que el Subaru Solterra sea el hermano gemelo del Toyota bZ4X.

Sin embargo hoy nos vamos a centrar en cinco Toyota que han marcado la historia. Modelos legendarios para la compañía nipona y que han escrito gran parte de su vida, siendo vitales para posicionar a Toyota en el lugar en que se encuentra actualmente.

Toyota Celica

A finales de los años ‘60 nace este legendario deportivo. Justo cuando leyendas como el Mustang, el Torino o el Camaro causan furor al otro lado del océano, la firma nipona contraataca con su Toyota Celica.

Tal es la aceptación en Estados Unidos que en diez años consigue en dos ocasiones el premio al mejor coche de importación. Pero es con la tercera generación con la que el Celica adquiere su propia identidad y se convierte en una verdadera referencia en el segmento de los vehículos deportivos.

También se produce un gran cambio, porque pasa de ser un vehículo de propulsión trasera a un vehículo de tracción delantera. Sin embargo también se ofrece una versión con tracción total llamada GT-Four en su quinta generación. Ese coche sería el que daría grandes alegrías a nuestro país.

Tanto es así que en 1990 Carlos Sainz y su Toyota Celica se convierten en campeones del mundo de rallys. Revalidando dicho título dos años más tarde. Dos generaciones más tarde, en la séptima y con la llegada del siglo XXI, Toyota se despide de este deportivo que por entonces utilizaba un motor 1.8 VVT-i con 143 y 192 CV de potencia. Su adiós definitivo se produjo en Japón en el año 2006.