domingo, 5 febrero 2023

El dispositivo que obligará a llevar la DGT desde este verano para salvar vidas

Los sistemas anti arranque con alcohómetro incorporado, se postulan como la medida estrella del futuro para conseguir erradicar por completo el alcohol al volante. Conseguir que todos los coches tengan este sistema será un proceso complicado. Por lo pronto, la DGT ya ha dado el primer paso de este camino obligando a instalar estos sistemas anti arranque en ciertos vehículos.

Con la entrada en vigor el 21 de marzo de la nueva Ley de Tráfico, ha habido muchos cambios en las carreteras. Uno de ellos tiene que ver con este sistema. Desde el seis de julio los vehículos de transporte de personas y mercancías peligrosas tienen como obligación contar con un alcoholímetro antiarranque. De este modo, la DGT se asegura que los conductores de estos vehículos tan delicados, cumplan con las tasas de alcoholemia al volante.

¿Cómo funcionan estos sistemas antiarranque?

Estos dispositivos bloquean el arranque para que le conductor no pueda encender el motor sin haber soplado antes por el alcoholímetro. Si el nivel de alcoholemia está por debajo de los niveles permitidos, el coche arrancará. Si por el contrario, la tasa de alcohol es más alta de lo que permite la ley el sistema seguirá bloqueando el arranque.

En estos vehículos pioneros en tener instalado un alcoholímetro de manera obligatoria, la tasa máxima fijada en el dispositivo será de 0,15mg/l en aire espirado. Esta es la tasa que deben respetar los conductores profesionales, si tienen un nivel de alcohol superior el camión/autobús no arrancará y no podrá utilizarlo hasta un determinado tiempo.

dispositivo

.