Conducimos el Opel Mokka X. Capaz de todo
MOTORES DE HASTA 152 CABALLOS

Conducimos el Opel Mokka X. Capaz de todo

Opel renueva su último gran éxito. El Mokka añade la X de 'excitante' a su nombre y a su comportamiento dinámico. Lo hemos probado en carreteras escocesas.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

20 de Septiembre 2016 09:08

Comparte este artículo: 65 0

El Mokka se ha convertido en el último gran éxito de Opel, un modelo del que la marca alemana ha vendido más de 600.000 unidades en sus 4 años de vida y que significa casi un 15 por ciento de cuota en el creciente segmento de los SUV compactos. Por eso, para la marca alemana, renovar este modelo era un reto. 

Más teniendo en cuenta, que el Mokka X ya iba a ser un modelo totalmente europeo (la primera generación del Mokka se fabricaba en Corea hasta el traslado de la producción a la fábrica de Figueruelas) y como tal, debía demostrar sus virtudes a los conductores más exigentes del mundo. Y así parece haber sido. Porque la X que rubrica la nueva familia Mokka -y que se utilizará en los futuros SUV de la marca alemana- quiere darle un carácter excitantes al nuevo modelo.

Tracción total como seña de identidad

Para empezar, el diseño es más personal y elegante. Sin cambiar las dimensiones (los 4,275 metros de longitud son una de las medidas más compactas del segmento) hay un diseño nuevo, aunque recuerda inmediatamente al anterior Mokka y también tiene el aire de familia de los últimos Opel; por ejemplo, la parrilla recuerda inmediatamente al nuevo Astra, con el diseño en forma de ala o con las luces LED de circulación diurna. Las protecciones en los bajos, tanto en el frontal como en la trasera en aluminio, refuerzan su diseño robusto y muestran su espíritu de coche aventurero. También las estriberas laterales, que nos recuerdan que este Mokka X es más que un SUV urbano.

Porque uno de los distintivos del modelo alemán, frente a su competencia es que la tracción total va a seguir estando en su gama. Así, mientras el Renault Captur o el Nissan Juke no disponen de alternativas de tracción 4x4 o el Peugeot 2008 se conforma con el sistema Grip Control, el Mokka seguirá ofreciendo la tracción total inteligente, que analiza automáticamente las necesidades de tracción y es capaz de repartir al 50 por ciento la tracción entre los dos ejes. Además de disponer de un sistema de descenso de pendientes o un dispositivo de arranque en cuesta. Con estos elementos, el Mokka X se atreve a salir de carretera sin complejos, como pudimos comprobar en un recorrido por pistas rápidas en las Highlands escocesas.

En esas condiciones, el Mokka mostró que esa imagen aventurera no es 'decorado'. Su altura al suelo nos permitió circular a buen ritmo, aunque la dureza de las suspensiones tal vez sea un poco elevada y los ocupantes traseros sobre todo se pueden quejar de los rebotes en marcha. Pero el comportamiento es sano y divertido. El sistema trabaja a la perfección y ni siquiera en 'horquillas' en el recorrido detectamos que el coche perdiera tracción. La X, por tanto, tiene sentido.

Ágil, noble y divertido en marcha

Y el carácter también tiene mucho que ver con el motor que pudimos probar. La organización nos tenía reservada la versión 1.6 CDTi de 136 caballos -la única en diésel que se venderá en España, donde no va a llegar la variante de 110 caballos, aunque en la lista de precios facilitada por la marca aparece con acabado Business por 23.731 euros-. Es un motor perfectamente conocido, que gracias a sus 320 Nm de par ofrece un empuje instantáneo. Se combina con un cambio manual de seis velocidades y con la mencionada tracción total. También habrá variantes con cambio automática de seis velocidades.

La combinación de todos estos elementos funciona. Lo pudimos comprobar en los más de 300 kilómetros recorridos con el Mokka X entre Edimburgo y las Highlands. El coche es ágil y noble de reacciones, tal vez un poco duro de suspensiones, pero cómodo y firme, acentuando ese toque aventurero. La dirección transmite perfectamente lo que pasa bajo las ruedas, es directa y precisa. Y el cambio manual es de fácil manejo, con un buen guiado y precision, aunque la suavidad no es una de sus virtudes principales. 

En el interior el diseño el salpicadero también ha recibido el trabajo de reorganización que antes se hizo en el Astra, por ejemplo. Se apuesta por una disposición más horizontal, con una pantalla táctil de 7 u 8 pulgadas en el centro. Esta disposición amplía la sensación de amplitud del Mokka X. Y frente al exceso de botones en el anterior modelo, aquí se ha eliminado y reorganizado, de forma que ahora todo es más intuitivo y hay muchas funciones que se pueden controlar a través de la pantalla táctil. 

Los asientos, con el sistema AGR certificado por el programa alemán que vigila la salud de la espalda, ahora además de ofrecerse en colores oscuros, pueden estar disponibles en color marrón, para dar más color a un interior siempre sobrio, como es norma en los modelos de Opel. 

Conectado al mundo

Y si sobriedad se puede adivinar en el diseño, donde no la hay es en la tecnología que equipa, sobre todo en cuanto a sistemas de comunicación. El sistema OnStar es la punta de lanza. Un dispositivo que se ofrece de serie en todos los Mokka X y permite estar conectado en todo momento a un centro de control donde te atiende una persona en tu propio idioma y te ayuda, te facilita información o avisa a los servicios de emergencia.

Pero hay mucho más, porque el Mokka X estrena dos versiones de la nueva generación del sistema multimedia IntelliLink que permite replicar el contenido de los smartphones en la pantalla del coche gracias a los sistemas Apple CarPlay y Android Auto.

También hay un gran contenido en sistemas de ayuda a la conducción y de seguridad. El revolucionario sistema de iluminación adaptativa AFL con faros LED también se ofrece en el Mokka X y sus nueve ajustes diferentes se adaptan a la perfección y de modo automático a cada situación que uno se encuentre en la carretera, para mejorar la visión del conductor y para evitar deslumbramientos al resto de usuarios. La cámara frontal de seguridad Opel Eye ha sido mejorada y ayuda al mejor funcionamiento de algunos de los asistentes del Mokka X, como el de Reconocimiento de Señales de Tráfico, el indicador de Distancia de Segurida, la Alerta de Colisión Frontal o la Alerta de Cambio Involuntario de Carril...

Muchos argumentos que se unen para que la nueva generación del Mokka X siga contando con el favor del público ahora que ya van a comenzar las entregas. El nuevo Mokka estará disponible en España con una gama que cuenta con dos variantes en gasolina, sobre la base del motor 1.4 Turbo y con 140 y 152 caballos. En diésel el mencionado 1.6 CDTi de 136 caballos y además una variante del 1.4 Turbo de 140 caballos que se puede mover con GLP.

Los precios

MOKKA SELECTIVE 1,4 T. 4X2 S&S 140 cv

21.837

MOKKA SELECTIVE 1,4 T. 4X2 AUT 140 cv

23.253

MOKKA SELECTIVE 1,4 T. 4X2 GLP 140 cv

24.313

MOKKA SELECTIVE 1.6 CDTI 4x2 S/S 136 cv

23.651

MOKKA SELECTIVE 1.6 CDTI 4x2 AUT 136 cv

24.868

MOKKA SELECTIVE 1.6 CDTI 4x4 S/S 136 cv

26.195

MOKKA BUSINESS 1.6 CDTI 4x2 S/S 110 cv

23.731

MOKKA EXCELLENCE 1,4 T. 4X2 S&S 140 cv

24.303

MOKKA EXCELLENCE 1,4 T. 4X2 AUT 140 cv

25.568

MOKKA EXCELLENCE 1,4 T. 4X4 S&S 140 cv

26.863

MOKKA EXCELLENCE 1.4 T 4x4 AUT S/S 150 cv

28.378

MOKKA EXCELLENCE 1.6 CDTI 4x2 S/S 136 cv

25.621

MOKKA EXCELLENCE 1.6 CDTI 4x2 AUT 136 cv

26.863

MOKKA EXCELLENCE 1.6 CDTI 4x4 S/S 136 cv

28.183

MOKKA COLOR EDITION 1.6 CDTI 4x2 S/S 136 cv

25.721

MOKKA COLOR EDITION 1,4 T. 4X2 S&S 140 cv

24.402

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon