miércoles, 6 julio 2022

Los cinco coches de calle que esconden un Fórmula 1 en su interior

A lo largo de la historia, solo unos pocos fabricantes se han atrevido a fabricar un Fórmula 1 homologado para circular por la calle. Estos son los cinco coches que esconden una auténtica bestia de la categoría reina del automovilismo en su interior.

Los Fórmula 1 son los coches más rápidos que existen. Ningún otro automóvil está a la altura de estos monoplazas en términos de prestaciones. Puede que sean más rápidos en línea recta o necesiten menos tiempo para completar el 0 a 100 km/h, pero, en términos generales, los Fórmula 1 son los coches más veloces sobre la faz de la tierra.

Mercedes-Benz 300 SLR Uhlenhaut Coupé: con el sello de Juan Manuel Fangio

Para empezar la lista de los cinco coches de calle que esconden un Fórmula 1 en su interior hay que remontarse unas cuantas décadas en el tiempo. Concretamente hasta 1955, año en el que vio la luz el Mercedes 300 SLR Uhlenhaut Coupé. Recientemente, una de las dos unidades que se fabricaron de este superdeportivo ha sido vendida por 135 millones de euros, pero ¿por qué es tan especial?

Pues bien, en esencia, se trata de un Mercedes W196 de Fórmula 1 con carrocería y los elementos necesarios para circular por la calle. El W196 se llevó los campeonatos de Fórmula 1 de 1954 y 1955 con Juan Manuel Fangio a sus mandos. La firma de la estrella decidió en ese momento desarrollar un coche de calle con la tecnología de la flecha plateada del piloto argentino.

Aunque estaba basado en el Mercedes 300 SL convencional, el Mercedes 300 SLR (la R de su apellido viene de la palabra alemana Reensport, es decir, carreras) escondía bajo su preciosa carrocería un coche de Fórmula 1.

Bajo su largo capó un motor de ocho cilindros en línea y 3.0 litros que desarrollaba 302 CV a 7.500 rpm. Suficiente para que este biplaza de 998 kg alcanzase los 290 km/h de velocidad punta. Era el mismo motor que empleaba el Mercedes W196 y estaba colocado en posición delantera.