martes, 5 julio 2022

Vendido por 135 millones de euros: el Mercedes 300 SLR se convierte en el coche más caro de la historia

El Mercedes 300 SLR acaba de batir todos los récords. Una de las dos unidades fabricadas de la variante Uhlenhaut Coupé ha sido vendida por 135 millones de euros a través de la casa de subastas RM Shoteby’s. Esa tarifa lo convierte en el coche más caro de la historia.

Desde hace años, el Ferrari 250 GTO ostenta (más bien ostentaba) el título de coche más caro del mundo. Varias unidades del exclusivo gran turismo italiano han cambiado de manos recientemente por cantidades astronómicas. El último de ellos se vendió por más de 48 millones de dólares. Fue en 2018 y haciendo el cambio a euros su precio fue de 41,6 millones de euros.

El Mercedes 300 SLR ha superado todas las expectativas

Entre particulares y de forma no oficial, se rumorea que algún Ferrari 250 GTO ha superado los 60 millones de euros. Sin embargo, esa cifra parece calderilla si la comparamos con el precio alcanzado por el Mercedes 300 SLR Uhlenhaut Coupé. 135 millones de euros.

Aunque el Ferrari 250 GTO ha sido el más caro hasta ahora de manera oficial, siempre se ha dicho que ciertos modelos podían superarlo. Uno de ellos es el Bugatti Type 57SC Atlantic y el otro es el Mercedes 300 SLR. Del francés solo existen dos unidades, pero el alemán es igual de exclusivo, sobre todo si hablamos del Mercedes 300 SLR Uhlenhaut con carrocería coupé.

El Mercedes 300 SLR es un Fórmula 1 para la carretera

El Mercedes 300 SLR Uhlenhaut es una variante del Mercedes 300 SLR W196 que arrasó en Fórmula 1 y otras competiciones a mediados de los años 50. También diseñado por Rudolf Uhlenhaut. Este monoplaza cosechó 9 victorias en 12 carreras, logrando los campeoantos de pilotos de Fórmula 1 de 1954 y 1955, ambos con Juan Manuel Fangio.

En resumen, se puede decir que es un Mercedes W196 hecho para circular por la calle, pero también para correr. No obstante, la R de su apellido viene de la palabra alemana Rennsport (carreras) y le diferencia del Mercedes 300 SL de producción, el famoso alas de gaviota.

Una maravilla de la técnica

Para garantizar el máximo rendimiento, el Mercedes 300 SLR Uhlenhaut recurría a un motor de ocho cilindros en línea y 3.0 litros que desarrollaba 302 CV a 7.500 rpm. Suficiente para llevar los 998 kg del conjunto hasta los 290 km/h de velocidad punta. Era el mismo motor que empleaba el Mercedes W196 y estaba colocado en posición delantera.

El Mercedes 300 SLR Uhlenhaut que ha cambiado de dueño es la unidad con número de chasis 196.110-00008/55. Pertenecía a Mercedes-Benz y ha sido vendido por RM Shoteby’s. A diferencia de otros modelos de este calibre que vende la casa de subastas, el deportivo alemán no se ha subastado. Se trata de una venta a un cliente privado.

Este Mercedes 300 SLR fue restaurado hace más de 30 años

Esta unidad fue restaurada por el especialista Tony Merrick en 1986 y desde entonces se ha conservado en el mismo estado en el que se encuentra ahora. Por supuesto, tiene las mismas especificaciones que cuando salió de fábrica en 1955, incluso equipa las dos ruedas de repuesto que descansan en el maletero, a ambos lados de la boca del depósito de gasolina.

La cuestión es si el Mercedes 300 SLR Uhlenhaut vendido por RM Shoteby’s cambia para siempre las cosas en el sector del automóvil y establece un precedente a la hora de vender otros coches de este estilo. El precio por el que se ha vendido es muy superior al del anterior coche más caro del mundo, más del doble.

¿Una nueva burbuja?

¿Se normalizarán estos precios? Con el mundo del arte ya sucedió algo parecido y ahora nadie se imagina pagar menos por ciertas obras de artistas como Van Gogh, Picasso o Da Vinci. Quizá, a partir de esta venta, lo normal es que el Ferrari 250 GTO se cotice en unos 100 millones de euros, dependiendo de la unidad. Mientras que otros coches exclusivos, pero más recientes, como el McLaren F1, podrían duplicar su precio.

En parte, es lógico que los coches tan exclusivos incrementen su valor. En estos momentos, casi todo vale más que antes. De hecho, los vehículos nuevos cuestan bastante más que hace tres años, por lo hablar de los de ocasión, cuyos precios se han disparado en los últimos meses.