sábado, 4 febrero 2023

Este ruido anuncia que le ha llegado la hora a los amortiguadores de tu coche

Si en el sistema de frenado, la parte o elemento mas importante son, el disco/tambor y las pastillas/zapatas, en el sistema de suspensión, su componente decisivo es el amortiguador. La relevancia de los amortiguadores radica en su funcionalidad. Gracias a ellos, el coche absorberá las irregularidades del terreno y estabilizará durante la conducción, el correcto posicionamiento de este. Cuando realizamos maniobras, adelantamos, frenamos o aceleramos, hemos de poder hacerlo con fiabilidad y comodidad. Así pues te contamos seguidamente, como detectar un mal estado de los amortiguadores, para que la seguridad de tu coche no se vea afectada.

Síntomas de amortiguadores castigados

amortiguador nuevo

Los amortiguadores desgastados pueden tener un efecto perjudicial para la dirección, el frenado y la estabilidad de tu coche. Si el vehículo presenta alguno de estos síntomas, es hora de solicitar cita con el taller para una inspección.

  • Bajada de la parte delantera al frenar: ¿sientes que el extremo delantero del automóvil se hunde rápidamente hacia el suelo al suelo al pisar el freno? Esta  caída «del morro» al frenar puede indicar que los amortiguadores están desgastados. Resulta peligroso porque puede provocar un aumento en la distancia de frenado.
  • Conducción con problemas de rebote: el rebote excesivo al coger un bache puede ser una señal de que tus amortiguadores no están funcionando de forma eficaz. Tu vehículo debería estabilizarse después de coger un bache y no seguir rebotando. Los amortiguadores desgastados no pueden absorber eficazmente los impactos de la carretera y suavizar los baches.
  • Oscilaciones o balanceo de los vehículos al girar: sentir que el vehículo oscila o se balancea al realizar un viraje no solo resulta molesto, sino que además es preocupante porque puedes sentir que no puedes mantener tu automóvil bajo control. A medida que se desgastan los amortiguadores, pueden perder su capacidad de controlar la tasa de transferencia de peso al girar en curvas; esto también puede dar lugar a un mayor viraje del volante para tomar las curvas.
  • Desgaste irregular de los neumáticos: cuando los amortiguadores del vehículo están desgastados, es posible que el automóvil rebote, lo cual reduce la fuerza de agarre a la carretera. Estos rebotes también pueden provocar un desgaste acelerado de los neumáticos, incluido ahuecamientos o festones en los neumáticos (cuando se arrancan trozos de caucho del neumático).