146 - Audi 80 y Peugeot 309. Dos clásicos

146

Audi 80 y Peugeot 309. Dos clásicos

09 de August de 1986

Coincidían en la misma semana dos nuevos modelos, el Audi 80 que la marca alemana mostraba y la prueba del Peugeot 309, un coche destinado a hacer olvidar al legendario Talbot Horizon. Y los dos acabaron convirtiéndose en clásicos que han creado escuela. El Audi desembocó en la exitosa familia A4 mientras que el Peugeot dio origen a los 306, 307, y 308. Lo dicho, dos clásicos.
Descargar revista


Una serie de novedades era noticia, desde el anuncio de un aerodinámico y muy bello Audi, el Audi 80 -que sería un éxito en nuestro mercado y haría mucho por su marca, colocándola entre las firmas más selectas al reclutar clientes de Mercedes y de BMW- a una fracasada coproducción italoamericana. Tal fracaso era un intento de armonizar mecánica Cadillac -bien decepcionante tratándose de un V 8 de 4 litros que sólo daba 170 cv- con una carrocería de Pininfarina, carrocero que no había conseguido dotar en este caso de ninguna gracia especial a este lujoso cabriolet de tracción delantera, de 2 puertas y de 2 plazas, cuya fabricación se realizaba en la cadena de montaje más larga del mundo, pues los chasis iban de Detroit a Turín para recibir allí su anodina carrocería, volviendo carrozados a los EE.UU. donde estos Cadillac Allante se vendían sin especial éxito.

Otras noticias se referían a promesas que se cumplirían, pues trataban de los inicios comerciales de una marca que entonces sólo se conocía aquí en Canarias, la coreana Hyundai. Por otro lado se señalaba que ya había cobertura para teléfonos instalados en automóviles en los alrededores de Madrid, abarcando Segovia y Toledo, en torno a Barcelona, o en las regiones de Málaga y de Sevilla, llegando hasta Cádiz; eso sí, la cuota de enganche era de 21.400 pesetas al hacer el contrato, a lo que había que sumar 4.350 pesetas mensuales de alquiler, todo lo cual representaba unas cifras considerables.

El coche probado era el reciente Peugeot 309 SRD (1.600.000 pesetas y 65 CV din), el sustituto en el grupo PSA del bien recordado Talbot Horizon, del cual heredaba el eficiente motor diésel para luchar con los consagrados R 11 GTD y Ford Escort D. Así resultaba que este nuevo modelo, aparecido aquí a los 10 meses de su presentación en Francia, destacaba por sus buenas prestaciones, por su comportamiento y por su bajo consumo (6,3 litros cada 100 km a 120 km/h), siendo sus defectos su mala ventilación, su vulgar presentación interior y sus asientos delanteros con unos respaldos demasiado inclinados hacia atrás.

La prueba comparativa enfrentaba a dos aplaudidas y excelentes berlinas alemanas que profesaban la 'economía cara', es decir: precio alto y mantenimiento bajo. Eran el Mercedes 250 D (4.284.745 pesetas y 90 CV)y el Audi 100 TD (4.245.056 pesetas y 87 CV).

El Mercedes se imponía gracias a su bajo consumo (7 litros cada 100 km a 120 km/h), a su comportamiento y a su confort, a pesar de su volante grande, de sus asientos delanteros que sujetaban poco y de las muchas opciones que había que pagar para configurarlo en consecuencia con su categoría.

El Audi no desmerecía gracias a su buena velocidad máxima de 177,9 km/h, a su gran autonomía y a su confort general, perdiendo puntos por causa de su interior caluroso, de sus desarrollos largos y de su motor poco elástico.

En lo deportivo era noticia el Rally de Madeira donde triunfaba el Lancia S 4 de Tabaton y Tedeschini.

Aquí, en Jerez, Larrauri y Pareja imponían su Porsche 962 en la prueba allí celebrada del Mundial de Sport Prototipos.


Sigue Motor16
Salon