Motor de combustión ¿un concepto eterno?
Pregunta

Motor de combustión ¿un concepto eterno?

Hace tiempo que quería realizaros una consulta. Observo la enorme evolución de los coches y me doy cuenta de que la base fundamental del bloque motor con sus cilindros continúa con el mismo principio, pese a las mejoras introducidas con el paso de los años. Mazda lo intentó con su motor rotativo, pero al parecer no tuvo demasiado éxito. Mi pregunta es: ¿Nadie ha intentado hacer algo diferente partiendo desde cero? ¿Tan bueno es el concepto que no se ha podido mejorar? Muchas gracias

Comparte este artículo: 0 0

Respuesta

Pues tienes toda la razón, pero estamos seguros de que en los más de cien años que tiene de historia el motor de combustión interna, multitud de ingenieros han probado con otros sistemas que al final se descartaron ante la solidez del bloque con cilindros al que haces mención. 

En sus primeros pasos fueron las electricidad y la gasolina las fuentes de energía preferidas. Al final triunfó la segunda, hasta evolucionar a los motores actuales. El principio de funcionamiento es el mismo, pero nada tienen que ver aquellos propulsores con las eficaces mecánicas de hoy día. Entre medias se ha experimentado con motores rotativos, siendo el Wankel el más conocido. Aunque la configuración es diferente, con un cilindro ovalado y un pistón en forma de triángulo con los lados curvos que gira en su interior, lo cierto es que también respondía a un concepto con cuatro tiempos. Vibraba poco y ofrecía un gran rendimiento, pero los consumos de aceite se disparaban y la combustión no era tan perfecta como la de los cilindros convencionales.

Durante todo este tiempo también se ha experimentado con motores de vapor agua o de aire comprimido, pero ten en cuenta que lo que siempre prima es la rentabilidad y el rendimiento. Y un bloque con cilindros convencionales se alimenta de gasolina, diésel, gas natural, gas licuado del petróleo, biocombustibles e, incluso, realizando modificaciones se podría utilizar hasta hidrógeno.

Actualmente atravesamos un periodo que para muchos es de transición. Los motores convencionales de combustión interna siguen ganando por goleada, pero cada vez es más habitual apoyarse en motores eléctricos (versiones híbridas) y todo apunta a que en un futuro no muy lejano la pila de combustible tome el relevo. El automóvil se alimentará de hidrógeno y un complejo proceso químico lo transformará en electricidad. Será el adiós a lo que conocemos hoy en día.

Motor16

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon