viernes, 30 septiembre 2022

Mazda CX-60 PHEV. Probamos el mejor modelo de la marca

Tenía ganas de ponerme al volante del nuevo Mazda CX-60 PHEV por lo que significa tecnológicamente para la marca. Es el modelo más potente fabricado por Mazda, también es el primer híbrido enchufable en su gama y estrena una avanzada plataforma escalable larga que contempla varios tipos de electrificación. Por eso este modelo se convierte en el buque insignia de la firma japonesa y estrena la ampliación de garantía que anunció hace unos días la marca.

Así va el Mazda CX-60 PHEV

En nuestra toma de contacto sólo tuvimos ocasión de conducir la variante híbrida enchufable. Nos gustó el chasis, el tacto dinámico que brinda una suspensión bastante firme, así como la precisión de la dirección y hasta la progresividad del pedal del freno, esto último no demasiado habitual en este tipo de vehículos PHEV. Menos nos engancha el refinamiento en la transición del motor térmico al eléctrico y viceversa, ya que en ocasiones protagoniza algún tirón en el acople.

Iniciamos la ruta con un refinamiento manifiesto debido al uso del motor eléctrico. El asistente de conducción MI-DRIVE contempla los modos Normal (híbrido) Sport, Off-Road y EV (eléctrico). Nuestra unidad no incluye un quinto perfil Towing, que brinda una conducción más satisfactoria cuando se tira de un remolque.

Mazda CX-60 PHEV.

El modo híbrido juega con la utilización de los dos motores, aunque si la batería está cargada y nuestra conducción es suave será el generador eléctrico el que trabaje casi en exclusiva. Eso sí, si pisamos con ganas el acelerador el CX-60 PHEV sale como un tiro y el sonido es tremendamente deportivo.

Consumo del Mazda CX-60 PHEV

En la primera parte del recorrido, por autovía y carretera, registró un consumo medio eléctrico de 23,7 kWh y 1,6 litros de gasolina. En condiciones muy similares y ya con la batería agotada en gran parte del trayecto, las cifras se quedaron en 19,7 kWh y 3,5 litros de media. Si al principio nos asustamos al ver picos de 29,5 kWh en autopista, luego los números son más llevaderos y acordes a su tamaño y peso (1.995 kilos con las llantas de 20 pulgadas).

Destacar, asimismo, su avanzado y exclusivo equipamiento. Hay varias tecnologías que se utilizan por primera vez, como See-Through View, un monitor de visión 360° que amplía el campo de visión durante la circulación a baja velocidad. También dispone de un control de descenso de pendientes, un control de velocidad inteligente con limitador de velocidad basado en el reconocimiento de señales de tráfico, y el asistente Vehicle Exit Warning para detectar a los vehículos que se aproximan por detrás.

Disponible con cuatro niveles de acabado, el CX-60 PHEV está disponible desde 53.665 euros, mientras que las versiones diésel parten desde los 48.719 euros.