martes, 4 octubre 2022

Los españoles se apuntan a la micromovilidad

El 30% de los españoles utiliza vehículos de micromovilidad (patinetes, bicicletas, etc…) en sus desplazamientos urbanos, según un estudio que analiza los hábitos de movilidad urbana en 36 ciudades de 14 países europeos. Esto supone que España es el país con mayor proporción de usuarios de micromovilidad, según el análisis de Tier Mobility.

Según el estudio, por detrás de España en el uso de vehículos de micromovilidad estarían Italia y Francia, con un 28% y un 25%, respectivamente.

Y dentro de España, Madrid sería la ciudad europea con más usuarios de este tipo de vehículos. En la capital, un 43% declara ser un usuario activo y el 38% afirma que le gustaría utilizar vehículos de micromovilidad para desplazarse.

Según recoge del estudio, España es el país donde más ciudadanos desearían utilizar patinetes eléctricos (19%), así como bicicletas eléctricas (16%) como alternativa a los vehículos de combustión. En este sentido, son los españoles, solo por detrás de los polacos, los que más coches poseen por habitante (76%).

Además, España vuelve a destacar como el país que más dispuesto a prescindir de su coche diésel o gasolina. En concreto, un 26% de los encuestados en España renunciaría a su vehículo de combustión, seguido del 25% en Italia y el 24% en Francia. En el lado contrario estaría Reino Unido, donde solo el 11% dejaría su coche.

Micromovilidad en patinete

El estudio también refleja que España es el segundo país europeo donde mejor acogida tienen los patinetes eléctricos (71%), por detrás de Polonia (80%). La facilidad de uso (53%), el confort (50%) y el precio (49%) son los principales argumentos por los que los españoles utilizan patinetes.

En materia de seguridad, los españoles afirman ser los más preocupados (36%), seguidos por los finlandeses (29%) y británicos (26%). En este sentido, la falta de protección ante el resto del tráfico activo es la primera preocupación (75%), seguida de la falta de infraestructuras para una circulación integrada en la ciudad (64%) y el escaso conocimiento sobre las normas y la regulación (49%).