lunes, 8 agosto 2022

Volkswagen Polo Sedán. Llega a Rusia como el clon del Skoda Rapid

Hace más de dos años que la firma alemana lanzaba en Sudamérica este llamativo Volkswagen Virtus, que en realidad no es otra cosa que un Polo con un tercer voladizo. Cuando eso sucedió muchos pensaron que esta misma versión, la cual nace sobre la moderna plataforma MQB A0 que emplean entre otros utilitarios como en nuevo Audi A1 Sportback, llegaría también a Rusia, pero al final ha aterrizado este nuevo Polo Sedán, que no es precisamente como el mencionado Virtus.

Y es que para comenzar y con el fin de ahorrar costes de producción, este Polo Sedán nace de la plataforma PQ25, que curiosamente es la misma que emplea el recién actualizado Skoda Rapid que se vende también allí. Y no solo eso, sino que resulta que su silueta es la misma que la de su 'primo' checo, algo que no es del todo malo, porque gracias a ella suma un práctico portón trasero, mucho más funcional que la tapa empleada anteriormente y también por el Virtus.

Un diseño muy Volkswagen

Ahora bien, este Volkswagen Polo Sedán luce un aspecto acorde a la casa alemana y apuesta por iluminación exterior Full LED, una gran parrilla frontal, los nuevos emblemas de la marca… En realidad se asemeja bastante a un Volkswagen Jetta.

El interior también recuerda poderosamente al mencionado Rapid y ofrecerá modernos sistemas multimedia con pantallas táctiles de 6,5 y 8,25 pulgadas. Como opción encontrarán en Active Info Display con una pantalla de 10,25 pulgadas.

Con motores de gasolina

En Rusia se va a poner a la venta este próximo verano, y lo hará con cuatro niveles de equipamiento conocidos como Origin, Respect, Status y Exclusive. También llegará con dos opciones mecánicas, ambas de gasolina. Y es que habrá un 1.6 FSI atmosférico, disponible con 90 y 110 CV, mientras que también habrá un 1.4 TSI con 125 CV. Este último se acompaña de un cambio DSG de seis velocidades, mientras que los FSI recurren a un cambio manual de 5 velocidades (el 110 CV tiene opción a un Tiptronic de seis marchas).

Si se compara con el anterior Volkswagen Polo Sedán, este nuevo pasa de 4,38 a 4,48 metros de longitud (eso son 43 centímetros más que un Polo), lo mismo que el Virtus. Su distancia entre ejes ha crecido 49 milímetros para alcanzar los 2.600 milímetros, por lo que va a ofrecer unas plazas traseras más desahogadas que antes. Y por si fuera poco, su maletero ha pasado de 460 a 550 litros de capacidad.

Este Polo Sedán, al igual que su nuevo 'primo', el Skoda Rapid, se va a fabricar en la factoría que Volkswagen tiene en Kaluga, Rusia.