viernes, 30 septiembre 2022

Volkswagen Navarra, un ejemplo de fábrica sostenible

La planta de Volkswagen Navarra, donde se montan los modelos Polo y T-Cross y en la que muy pronto se producirá el Taigo, ha logrado los mejores resultados en los indicadores medioambientales de consumo de energía, agua y emisión de CO2 de las 17 fábricas de la marca Volkswagen, a excepción de las que están en China. Estos parámetros son evaluados anualmente por la marca en todas sus factorías para obtener información sobre el objetivo fijado en 2010 de reducir en un 45% el impacto medioambiental para el año 2025.

En total, Volkswagen revisa anualmente cinco indicadores -energía, CO2, disolventes y compuestos volátiles, agua y residuos-, que miden el impacto ambiental en la producción de cada coche. Según las mediciones, la planta de Landaben es todo un ejemplo de sostenibilidad, ya que logra excelentes resultados en energía (se sitúa en 955 Kwh por vehículo, lo que supone un descenso del 12,5% desde 2010), emisiones de CO2 (tiene102 kg por unidad y una reducción del 21,2% en ese periodo) y consumo de agua en la producción de cada automóvil (está en 0,98 m3 por coche, lo que supone un descenso del 33,2%).

Trabajo en equipo

De media, la marca ofrece unos indicadores de consumo de energía de 1.850 Kwh por vehículo, unas emisiones de CO2 de 527 kg y un consumo de agua de 2,23 m3, muy superiores a los de Volkswagen Navarra, indicadores claramente más elevados que los de la planta navarra.

Para Ana Moreno Twose, delegada ambiental de la fábrica, en estos buenos resultados influyen factores como «el trabajo en equipo, así como la asunción de responsabilidades en cada una de las áreas. No solo en lo que respecta a la producción, sino también en la toma de decisiones, en las que siempre está presente la mejora de la eficiencia medioambiental».