lunes, 5 diciembre 2022

RS Q8, el 'Increíble Hulk' de Audi

No fue difícil ponerle apodo al RS Q8 en cuanto lo vimos el pasado mes de julio en los alrededores de Munich. El SUV deportivo fue el último modelo que vimos en una jornada en la que también pudimos conocer los nuevos RS – RS6 Avant, RS 7 Sportback, RS Q3 y RS Q3 Sportback-. Todos ellos nos impresionaron. Pero en la 'última parada' el color verde del RS Q8 no dejaba lugar a dudas. Estábamos ante lo más bestial de Audi; su 'increíble Hulk'.

No hace falta, como se ve, decir mucho sobre su estilo exterior. Al verlo la primera idea que nos hacemos es que en el pliego de condiciones del coche haya un apartado que diga: «el RS Q8 debe ser tremendo no solo en su conjunto; sino también en todos y cada uno de sus detalles». Y parece que lo han tomado al pie de la letra.

Así es la gran parrilla octogonal Singleframe en color de contraste gris Manhattan con trama de nido de abeja en negro brillante, las entradas laterales en negro brillante u otros elementos aerodinámicos en aluminio mate. También son llamativas las llantas opcionales de 23 pulgadas, las molduras en gris Manhattan, el pequeño alerón de techo o los detalles específicos RS, como el difusor trasero en aluminio mate o las salidas de escape ovaladas.

Superdeportivo por fuera, superdeportivo por dentro

Y por supuesto una gama de nueve colores, tan llamativos algunos como este verde de las fotos, que contrastan con las carcasas de los retrovisores exterioresen acabado aluminio. Y si quieres un aspecto aún más racing, se puede optar por paquetes de diseño black y carbon que añaden ciertos toques a la parrilla, el difusor y la línea horizontal de la iluminación posterior. En combinación con estos paquetes, tanto los aros de Audi como los emblemas RS -delanteros y traseros- están disponibles opcionalmente en negro.

Vemos por fuera, por tanto, que se ha buscado lo máximo en cada detalle. Pero también por dentro, donde vemos un acabado de lujo pero centrado al máximo en el carácter superdeportivo. Hay asientos deportivos en piel Nappa o Alcantara con bordados RS. Y el tope son los asientos en cuero Valcona con patrón de nido de abeja y emblemas RS bordados. Más detalles deportivos son el volante con el logo RS, realizado en cuero perforado, con levas de cambio y botones multifunción. E incluye el botón RS Mode para activar los modos RS1 y RS2 en el Audi Drive Select, con lo que se cambian los gráficos en la pantalla del Audi Drive Select.

Taloneras que iluminan en el suelo el logo RS Q8, MMI Touch response con acabado black panel, modelo de visualización RS que muestra datos como la presión de los neumáticos, el par, la potencia, la temperatura, los tiempos por vuelta o las fuerzas G… son otros detalles de que hablan de la deportividad sin concesiones del SUV alemán.

Un motor a la altura

Pero el protagonismo para esa deportividad está en la parte técnica. El motor con el que Audi convierte su SUV en un superdeportivo es un V8 4.0 biturbo con tecnología Mild Hybrid de 48 voltios. Con 600 caballos de potencia y un par máximo de 800 Nm entre 2.200 y 4.500 rpm es capaz de acelerar de 0 a 100 en solo 3,8 segundos; llega a los 200 km/h en 13,7 segundos y alcanza los 250 km/h en su configuración normal, porque con el paquete dynamic opcional llega a los 305 km/h.

Pero además, gracias al sistema Mildy Hybrid y al alternador conectado al cigüeñal, durante la deceleración y la frenada es capaz de recuperar hasta 12 kw que almacena en una batería de iones de litio. Eso le sirve para poder circular hasta 40 segundos con el motor apagado y a una velocidad entre 55 y 160 km/h, con el consiguiente ahorro de energía, que supone una rebaja de hasta 0,8 litros cada cien kilómetros. Si a esto sumamos el sistema de desconexión de cilindros que permite desactivar los cilindros 2, 3, 5 y 8, el gasto se aquilata al máximo.

Para gestionar la potencia el RS Q8 cuenta con tracción total integral quattro y con un cambio tiptronic de ocho velocidades de serie. El diferencial central mecánico reparte la fuerza entre los ejes, enviando un 40 por ciento delante y un 60 detrás. Y en caso de deslizamiento puede mandar un 70 por ciento delante y hasta el 85 por ciento detrás. Además, dispone de control selectivo del par en cada rueda y de un diferencial deportivo quattro opcional que distribuye el par entre las ruedas traseras en función de las necesidades. Este sistema mejora la tracción, la estabilidad y el comportamiento.

En cuanto a las suspensiones, son de cinco brazos tanto en los ejes delantero como en el trasero. De serie ofrece suspensión neumática adaptativa con control de amortiguación, lo que permite su máxima efectividad tanto en asfalto como fuera de carretera, pues puede variar la altura de la carrocería hasta nueve centímetros. Además suma un sistema opcional de estabilización activa electromecánico que minimiza los balanceos en curvas rápidas. Y si optamos por el paquete dynamic plus se ofrece un chasis diseñado para ofrecer la máxima deportividad gracias al diferencial deportivo quattro, los frenos cerámicos RS y el sistema de estabilización activa.

Es de serie la dirección a las cuatro ruedas que permite al eje trasero girar en sentido opuesto al eje delantero cuando circulamos a baja velocidad o en el mismo sentido cuando vamos a alta velocidad. En el primer caso se logra más agilidad y en el segundo mayor estabilidad.

Ocho modos de conducción

El conductor dispone de ocho modos de conducción para buscar su mejor punto de dinamismo gracias al Audi Drive Select: comfort, auto, dynamic, efficiency, allroad, offroad y los dos modos RS individualmente configurables (RS1 y RS2), que se pueden activar directamente mediante el botón «RS-Mode» situado en el volante. Con ello el Audi drive select gestiona elementos como el motor, la transmisión, la dirección, la suspensión, el sonido del escape o la climatización.

Y para los frenos tampoco se ha reparado en gastos. Cuenta con frenos RS con discos ventilados, de 420 mm de diámetro en el eje delantero y de 370 mm en el eje trasero. Las pinzas de diez pistones van pintadas de serie en color negro, pero también pueden ir en rojo opcionalmente. Y opcionalmente los frenos cerámicos RS con pizas en gris, rojo o azul y un diámetro de 440 mm delante y 370 mm detrás.

Y aunque no parezca elemento prioritario para un superdeportivo, tampoco se ha dejado de lado la conectividad. El RS Q8 cuenta con más de 30 asistentes entre los que figuran el asistente de crucero adaptativo (adaptive cruise assist), el de eficiencia (efficiency assist), el asistente de cruces (intersection assist), el de cambio de carril (lane change warning), el de bordillos (curb warning) y las cámaras 360 grados. Y ofrece el sistema de infoentretenimiento más avanzado, el MMI Navegación Plus con punto de acceso Wi-Fi. El sistema de navegación toma nota de las rutas preferidas del conductor y aprende de ellas para, posteriormente, plantear posibles sugerencias. Los servicios online de Audi connect añaden funciones predictivas al proceso de planificación de la ruta.

El 'increíble' de Audi está listo para sorprender al mundo. La próxima vez que tomemos contacto con él será a principio de diciembre, cuando podamo conducirlo por primera vez. Nos prepararemos a conciencia.