miércoles, 8 febrero 2023

El radar: ¿Conoces las diferencias entre detector, avisador e inhibidor?

Eludir la acción preventiva, y en su caso sancionadora, de los elementos (radar) de vigilancia que la DGT incorpora a nuestras carreteras, y dotaciones efectivas, supone una infracción tipificada en la ley de trafico y seguridad vial. Los medios que tenemos al alcance para este cometido van, desde la propia inutilización física de los medios, como es la destrucción o daños materiales, hasta los mas modernos y avanzados tecnológicamente, entre los que se encuentras los avisadores, detectores e inhibidores. Pero ¿en que se diferencian y como están regulados?.

El detector de radares

Detector de radar

Los detectores de radares son dispositivos tecnológicos que permiten conocer con antelación la ubicación de los radares colocados por la Dirección General de Tráfico en las carreteras. 

Cuando el conductor conoce la ubicación exacta o casi, del dispositivo de vigilancia, la reacción es lógicamente la de reducir la velocidad para evitar su infracción y la multa.

¿Cómo funcionan? El detector tiene en cuenta el espectro electromagnético, que es en el que se mueven los radares, ya sean fijos o móviles. A través de las ondas que emite el radar, el detector lo localiza, siendo especialmente eficaz con los cinemómetros móviles.

El uso de los detectores es ilegal. Y además, su fiabilidad no es total, ya que el conocidísimo Pegasus, ese gran hermano vigilante de la DGT, queda fuera de su alcance. Pegasus es el sistema mas fiable para la DGT, y desde la altura el conductor es mas discretamente vigilado.