jueves, 1 diciembre 2022

Están prohibidos, pero hay algunos talleres que los instalan

España es un país serio, pero hay cosas que nos retratan. Por ejemplo, algunas prohibiciones parecen que no vayan con nosotros. Y eso es lo que está pasando con algunos dispositivos móviles, como los detectores de radar, inhibidores o avisadores. No todos estos artilugios son legales y la DGT los prohíbe expresamente con suculentas multas. Aún así, hay muchos conductores que se saltan la Ley y los portar en sus coches. Y qué decir de los talleres que los ofrecen y los montan. A continuación te contamos cómo funcionan estos aparatos y las multas a las que te exponen si te pillan.

Los avisadores de radar están permitidos

Ya es algo habitual que la inmensa mayoría de los conductores lleve algún tipo de dispositivo que te avise de la proximidad de un radar de velocidad. Con la llegada de los avanzados smartphones de última generación esto no tiene ningún misterio. Existen multitud de aplicaciones que nos avisan no sólo del radar; también de la velocidad máxima permitida y nos ‘invitan’ a bajarla para evitar que seamos multados.

Hasta ahí nada por lo que preocuparse porque los detectores de radar están permitidos por la DGT. La única ‘preocupación’ es tener al día las actualizaciones que van saliendo para tener todos los radares localizados. Funcionan mediante GPS.

Avisadores de radar. Detectores.

Quizás el más popular sea la navegación mediante Google Maps, un gigante en Internet que incluye la cartografía por todo el mundo y disponible tanto con los sistemas operativos iOS, de Apple y Android. También son muchas y útiles aplicaciones como Coyote, Radarbot, Waze… todas ellas muy resolutivas para descubrir radares, así como seleccionar rutas, detectar atascos, servicios…

Prohibido usar o llevar detectores de radar

El problema surge cuando, por ignorancia, o simplemente porque nos la jugamos, apostamos por otros elementos que ahora sí que son perseguidos por la DGT. Y además de sancionar seriamente el uso, también prohíbe simplemente llevarlos en el coche. Ya no hace falta que te pillen con ellos instalados y funcionando. Con que comprueben que lo llevas, aunque sea en el maletero en un control rutinario, ya te llevarás una suculenta ‘receta’ y la retirada de puntos.

Multas de 30.000 euros a los talleres instaladores

dgt

Lo curioso de todo estos es que tanto los detectores como los inhibidores de radar, pese a estar prohibidos, se siguen vendiendo por internet, con una oferta más que numerosa. Y todavía son muchos los talleres que se ofrecen a vender e instalar este tipo de aparatos (en algunos casos sin ningún tipo de disimulo, como hemos constatado). Y eso que si les pillan se enfrentan a una multa de hasta 30.000 euros.