viernes, 2 diciembre 2022

Ojo que te pueden obligar a pasar la ITV antes de tiempo

Todo el mundo, o mejor dicho, la inmensa mayoría de los conductores tiene en mente cuándo tienen que pasar la ITV con su coche. Las cuentas a las que nos obligan son claras. En el caso de los turismos nuevos están exentos de pasarla hasta los 4 años del coche. A partir de los 4 años se tiene que pasar cada 2 años; por último cuando el vehículo tiene más de 10 años la ley nos obliga a pasarla todos los años. Sin embargo hay determinados casos en las que se puede exigir pasar la ITV antes de la fecha de vencimiento.

Adelantar la ITV en caso de un accidente grave

Hay varios supuestos en este sentido que nos pueden obligar a adelantar la fecha, aunque tengamos la ITV perfectamente en vigor. El primer caso se produce si tu coche ha sufrido un fuerte accidente, u otro motivo, que haya producido producido un daño importante y patente que pueda afectar a algún elemento de seguridad. Los más preocupantes serían los que hacen referencia a elementos directamente implicados con la dirección, la suspensión, la transmisión o el sistema de frenado.

Asimismo, si el bastidor o la estructura autoportante cuenta con daños en los puntos de anclaje de alguno de estos órganos. Si es así deberá ser presentado a inspección antes de su nueva puesta en circulación, en la que se dictamine sobre la aptitud del vehículo para circular por las vías públicas.

Accidente de coche.

En estos casos será el agente de la autoridad el que realice el informe o atestado del accidente y quien proponga la inspección del vehículo antes de su puesta en servicio.

Otro caso evidente cuando los componentes y sistemas de seguridad y de protección del medio ambiente del vehículo hayan sido alterados o modificados. Si vamos echando demasiado humo por el tubo de escape y la DGT o la Policía Municipal se percatan nos pueden parar, multar y obligar a pasar la ITV con el problema solucionado.

Tubo de escape 1 Motor16

Otro de los aspectos se produciría cuando cualquiera de los organismos a los que la normativa vigente atribuye competencias en materia de tráfico y circulación de vehículos a motor tenga fundada sospecha de que, por no reunir el vehículo las condiciones técnicas exigibles para permitir su circulación, se pueda poner en peligro la seguridad vial.