MG ZS EV. Primera prueba
DESDE 22.000 EUROS

MG ZS EV. Primera prueba

Este coqueto B-SUV mide 4,31 metros, presenta un motor eléctrico de 143 CV y una batería de 44,5 kWh que le brinda una autonomía de hasta 428 kilómetros en ciudad. Ofrece un tacto general muy agradable y viene muy bien equipado. MG regresa al mercado con fuerza.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

30 de Abril 2021 22:00

Comparte este artículo: 0 0

Siempre es motivo de alegría la llegada de una nueva marca al mercado. Y más aún si regresa una firma como la británica MG, legendaria en el tiempo, con historia detrás y futuro por delante. Y se reinventa apostando claramente por una electrificación que gana puntos, adeptos y oferta día tras día.

MG lleva prácticamente año y medio comercializándose con éxito en países como Reino Unido, Países Bajos, Noruega, Dinamarca, Alemania... Ahora llega a España con un híbrido enchufable, el MG EHS, y nuestro protagonista, el ZS EV totalmente eléctrico. Y la oferta se ampliará antes de que finalice el año con el MG 5 y el Marvel R, otros dos eléctricos puros, el primero con carrocería familiar y el segundo con forma de un dinámico SUV de corte deportivo.

Precio supercompetitivo

Centrándonos en nuestro protagonista, se trata de un SUV del segmento B que mide 4,31 metros de longitud y que nos ha sorprendido gratamente. En primer lugar por el precio. Se puede adquirir desde 22.000 euros ajustándonos a promociones, Plan Moves III y achatarramiento de un vehículo, una tarifa muy atractiva porque incluye una dotación de serie espectacular.

La cosa no se queda ahí. Confieso que no esperaba un vehículo tan equilibrado, confortable, agradable y tan bien rematado en su interior. Quizás por eso ofrezca hasta siete años de garantía. El ZS EV llega para rivalizar con modelos como el Peugeot e-2008, el Hyundai Kona Eléctrico o el Mazda MX-30, por poner algunos ejemplos. Diseñado en Reino Unido, llama la atención por sus proporciones, ideales para moverse por la ciudad y, a la vez, ofreciendo un amplio habitáculo para compartir con la famiia.

Interior muy aparente

Combina plásticos duros con materiales acolchados, perfectamente ensamblados, el cuadro de mandos ofrece información clara y supercompleta (no es normal compartir datos como el voltaje o las revoluciones del motor eléctrico) y se apoya en una pantalla táctil de 8 pulgadas en el salpicadero que es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, e incluye navegador de serie. Y algo que se agradece: la climatización se gestiona desde fuera, con mandos propios para resultar más intuitiva.

La ergonomía es buena, sin grandes alharacas. El volante está achatado en su parte inferior y con el acabado más completo las butacas delanteras están calefactadas y la del conductor se regula de manera eléctrica. Detrás hay más espacio del esperado para las piernas, también en altura pese a que nuestra unidad monta un generoso techo panorámico practicable, y la plaza central se beneficia de un piso prácticamente plano y está mullida en el respaldo. Puestos a pedir, nos hubiera gustado que los faros principales fueran LED -sólo lo es la luz día- y que la iluminación interior contara con un punto de luz en las plazas traseras o en la guantera...

Maletero enorme

Otra gran baza que llama la atención es la capacidad del maletero, que conquistará a cualquiera por los 448 litros que ofrece. Debajo dispone de huecos de verdad para dejar objetos perfectamente organizados, como los cables de carga.

El MG ZS EV se impulsa gracias a un motor eléctrico que rinde 105 kW (143 CV) y que se alimenta con la energía que le proporciona una batería de iones de litio, de 44,5 kWh de capacidad y que se ubica en los bajos del vehículo, rebajando el centro de gravedad del conjunto. Está refrigerada por líquido y pesa 277 kilos.

Conducción a la carta

Desde la consola central podemos elegir entre los perfiles de conducción Eco, Normal y Sport (siempre inicia la marcha en Normal por defecto), y también se puede elegir entre tres niveles de intensidad en la frenada regenerativa (KERS). Su enfoque es eminentemente urbano, donde la autonomía se puede estirar hasta los 428 kilómetros en ciclo WLTP. Si nos movemos fuera de la urbe el rango de acción es de 263 kilómetros de media, una distancia más que suficiente para las exigencias de uso diario o alguna escapada cercana de fin de semana.

La toma de carga se ubica en el frontal, con una trampilla que queda totalmente camuflada en la rejilla. Hubiera sido ideal que tuviera luz par ver el conector de noche o en el interior de un garaje. Además hay que agacharse en exceso para conectar el cable porque la trampilla se abre hacia arriba. En corriente continua admite cargas de hasta 50 kW, situación que permite que en apenas 40 minutos se almacene hasta un 80 por ciento de la capacidad de la batería. En una caja wallbox de 7,4 kW la operación se completará en unas 7 horas. El cargador de a bordo es de 6,6 kW.

Muy agradable en marcha

En marcha el tacto del ZS EV resulta muy agradable. Gira en poco espacio, la dirección está perfectamente asistida para su enfoque ciudadano -2,7 vueltas de volante entre topes-, la suspensión se muestra confortable y limita, a la vez, buena parte de los balanceos de la carrocería, frena progresivamente y su rendimiento convence: es un tiro al acelerar de 0 a 50 km/h (3,1 segundos), cumple con nota en el 0-100 km/h, donde firma 8,2 segundos, y recupera con energía, sobre todo con el modo Sport, donde la respuesta al pisar el acelerador es inmediata.

La velocidad máxima está limitada a 140 km/h (nuestra unidad llegaba a 160 de marcador) para no comprometer la autonomía. Son unas cifras realmente solventes para un vehículo que pesa 1.491 kilos. En ciudad nos hemos movido con un consumo de 15,7 kWh, que se incrementa hasta los 19 circulando por autopista. La marca homologa un consumo medio de 18,6 kWh. Por cierto, y para los más aventureros, no hay problemas para afrontar pistas de tierra fáciles, y hasta incorpora un control de descenso de pendientes.

Equipamiento de serie muy completo

Otro de los puntos fuertes del nuevo ZS EV es su completa dotación de serie. Y en este sentido la seguridad en un aspecto vital en cualquier modelo nuevo que llega al mercado. Nuestro protagonista no defrauda precisamente. De entrada conquista las ansiadas cinco estrellas en las duras pruebas de colisión realizadas por EuroNCAP, un prestigioso aval en este sentido. Y las consigue gracias al excelente grado de protección que otorga a sus ocupantes en caso de accidente.Sin embargo, también suma puntos por su avanzada y generosa oferta en cuanto a asistentes de conducción se refiere.

Toda la gama incorpora en su dotación de serie el denominado MG Pilot, que incluye una batería de funciones de alerta y advertencia que sirven de apoyo al conductor. Entre ellas ofrece una frenada de emergencia activa que reconoce tanto a vehículos como a ciclistas y peatones. También contempla un asistente de cambio de carril involuntario con función de mantenimiento de la trayectoria, un control de crucero adaptativo, un asistente de velocidad con función de atascos, reconocimiento de señales de tráfico o luces de carretera inteligentes. El acabado superior Luxury añade elemento como un control del ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado en la zaga, un monitor de presión del aire en los neumáticos o el ya mencionado control de descensos.

Dos acabados en su gama

La gama contempla dos acabados, Comfort (22.000 euros) y Luxury (24.079). Y la dotación desde el primero es sorprendente. Además de todo lo comentado hasta ahora incluye de serie elementos como un asistente de arranque en pendientes, llamada de emergencia e-call, sensores de luces y lluvia, sensores de aparcamiento traseros, selección de los modos de conducción, pantalla táctil de 8 pulgadas, navegación por satélite, acceso y arranque sin llave, Apple CarPlay y Android Auto, equipo de sonido, llantas de 16 pulgadas, climatizador manual o barras en el techo.

El acabado Luxury añade detalles como una cámara de visión trasera con líneas de guiado para el aparcamiento, techo panorámico, plegado automático de los retrovisores exteriores, asiento del conductor con ajustes eléctricos, butacas delanteras calefactadas, llantas de aleación de 17 pulgadas y efecto de sonido 3D, además de los elementos en seguridad anteriormente citados. La única opción disponible es la pintura metalizada, que cuesta 753 euros.

En definitiva, el ZS EV es un vehículo honesto, eficiente, limpio, agradable, bien equipado y que ofrece un tacto general muy confortable en marcha. Si a eso le unimos una dotación muy completa, el sello medioambiental CERO emisiones y un precio con promociones y ayudas muy atractivo, resulta supercompetitivo y muy accesible.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon