domingo, 4 diciembre 2022

Mercedes-Benz SLS AMG. ¿Quieres uno que está prácticamente a estrenar?

No te quepa la menor duda de que el deportivo Mercedes-AMG GT es todo un bólido con matrícula. No en vano estamos hablando de una criatura por la que debes desembolsar un mínimo de 194.000 euros en España para adquirir su versión GT C ya con 557 CV de potencia. Si bien, sus precios escalan hasta unos sobrecogedores 415.000 euros cuando hablamos del todopoderoso Mercedes-AMG GT Black Series.

Si bien, este deportivo llegó como 'reemplazo' para el exclusivo Mercedes-Benz SLS AMG, un sensacional vehículo que a día de hoy sigue siendo tendencia porque es el sucesor espiritual del mítico Mercedes-Benz 300 SL gracias a sus puertas con un sistema de apertura tipo 'alas de gaviota'.

Esconde un 6.2 V8 atmosférico

Fabricado entre los años 2010 y 2014, este SLS AMG esconde bajo su largo capó un todopoderoso corazón 6.2 V8 atmosférico conocido con el código M159 que se fabricaba de forma artesanal en los talleres de AMG en Affalterbach. Eroga 571 CV de potencia y 650 Nm de par motor, suficientes para permitir a este deportivo acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanzar los 317 km/h de velocidad punta, datos con los que diez años más tarde puede plantar cara a su 'sucesor'.

Convertidos ya en auténticas piezas de colección, uno de ellos ahora busca un nuevo hogar, porque los especialistas de Silverstone Auctions le van a buscar casa en una subasta online que organizan los días 13 y 14 de noviembre. Se trata de esta flamante unidad fabricada en el año 2011 y acabada en un brillante color rojo llamado Le Mans Shappire Red Metallic. Pero además de este color inusual en un SLS AMG, lo que le hace aún más especial es el hecho de que en toda su vida apenas ha recorrido 11.128 kilómetros.

Motor16

Más bien debemos hablar de 6.915 millas, porque este Mercedes-Benz SLS AMG se envió originalmente a Sudáfrica, de ahí que su volante a nosotros nos pille un poco a contramano al estar colocado al lado derecho. Pero eso causó furor en Reino Unido, donde llegó en 2016 y donde un año más tarde pasó a formar parte de una colección privada.

Esta unidad luce un interior vestido de cuero de color negro con algunos acentos en color rojo y cuenta con todos los extras que podía equipar por aquellos entonces, como cámara de marcha atrás, sensores de aparcamiento, asientos con memoria… También decir que fue revisado a fondo por última vez en un concesionario oficial el pasado mes de septiembre, de forma que su futuro propietario solo tendrá que echar gasolina y disfrutar de esta joya que con el tiempo incrementará su valor, que por cierto no se ha dado una estimación.