viernes, 30 septiembre 2022

Así debes manejar el navegador de tu coche para evitar una multa

Te vamos a enseñar la forma de manejar el navegador del coche para que evites cualquier multa que la DGT pueda llegar a ponerte. Durante algunos meses, la Dirección General de Tráfico ha anticipado mucha materia en el ámbito legislativo y cuando se acabe la época de verano entrarán en vigor unas cuantas reformas que son aplicadas a la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

Se van a llevar a cabo una serie de cambios en los que respecta a modificaciones que están relacionadas con el uso del teléfono móvil: la forma en la que tengo que usar el navegador para que sea legal y para evitarme una multa de 200 euros y 6 puntos.

Según el artículo 76 de la Ley de Tráfico la reforma que se aplica a las sanciones que se encargan de penar el uso de este tipo de dispositivos al volante. Va a estar prohibido el uso del móvil mientras el conductor está conduciendo y también por el hecho de estar sujetándolo con la mano.

Distracciones que conllevan multa

Tenemos que tener en cuenta que si programamos el navegador mientras estamos conduciendo hacen que de ser una ayuda se vuelva un peligro ya que de esta forma aumentamos el riesgo de tener un accidente.

Si manipulamos el navegador va a hacer que el conductor tenga que retirar la vista de la carretera y que deje de prestar atención a la misma, pudiendo provocar cualquier accidente por no hablar de la multa que la DGT puede ponerle.

Aunque pensemos que unos simples segundos no van a afectar en la carretera lo vamos a traducir como una relentización en el tiempo de reacción, lo que hace que reaccione de forma tardía y puede ocasionar un accidente.

Cuando se produce un imprevisto, un conductor suele tardar un segundo en poder reaccionar mientras que los que hacen uso de la pantalla del navegador se retrasan en la reacción hasta un 53%.

A esto tenemos que sumarle que el uso del asistente de navegación puede provocar que el conductor se pueda desviar más de medio del carril que le corresponde llegando a invador el carril contrario.