lunes, 28 noviembre 2022

Manejar el navegador de tu coche puede suponer una multa de la DGT

¡¡¡ Pepi, saca el mapa de la guantera, que me he perdio!!!! Aquellas palabras habituales dentro del Seat 600, han pasado a la historia sustituidas por la voz electrónica del navegador, y raras veces dulce, un artefacto colgado en el salpicadero del coche y que suele decir; ¡¡¡ Ha llegado a su destino !!! mientras perplejo compruebas que alguien se ha equivocado.

La era digital del navegador en el coche

Nuevo navegador Tom Tom Peugeot 308

Las décadas de los años 80/90 suponen un avance superlativo en la materia cuando se consigue aplicar la tecnología, reservada para fines estratégicos (satélites) en la fabricación de GPS,s para automoviles. Concretamente, desde Japón, en 1981. Honda lo llamó Electro Gyrocator y, aunque no era un GPS, sí que era una gran evolución: se trataba de un navegador en el que trabajaban una brújula electrónica, un sensor de gas helio y un giroscopio. Entre todos lograban detectar los giros y cambios de trayectoria del vehículo y un ordenador filtraba esa información para localizar el vehículo sobre mapas que se mostraban en una pantalla de fósforo. Toda una revolución.

Pero fue en 1990 cuando Mazda presentó el primer sistema de navegación en tiempo real por triangulación de satélites situados en el espacio; es decir, el sistema con el que nos manejamos hoy.

El año 1997 es otro de los que marcan un antes y un después en el mundo de la automoción. La marca japonesa Alpine revolucionó el mercado con el primer navegador portátil por GPS para que cualquier persona lo utilizara en cualquier vehículo.

Pero es en los comienzos del presente siglo, cuando los avances son más que notorios. Merced a las nuevas generaciones en telecomunicaciones (primero la 4ª y últimamente la 5ª) los Gps quedan integrados en el equipo multimedia de los coches, incluyendo asistentes por voz en los mas adelantados, pero menos generalizados. La Inteligencia Artificial marcara un nuevo hito seguro en el sector.