martes, 27 septiembre 2022

Manejar el navegador de tu coche puede suponer una multa de la DGT

¡¡¡ Pepi, saca el mapa de la guantera, que me he perdio!!!! Aquellas palabras habituales dentro del Seat 600, han pasado a la historia sustituidas por la voz electrónica del navegador, y raras veces dulce, un artefacto colgado en el salpicadero del coche y que suele decir; ¡¡¡ Ha llegado a su destino !!! mientras perplejo compruebas que alguien se ha equivocado.

Del mapa de carreteras al navegador digital

mapa de carreteras sin navegador

Como en muchos otros aspectos del mundo automovilístico, la ciencia viene sustituyendo elementos y complementos, que se usan para identificar nuestro trayecto y destino, en los desplazamientos que realizamos con el coche. Los añorados mapas, por muchos conductores, son desplazados hasta la caja de los recuerdos, para morir ajados y descoloridos. Los GPS navegadores, toman el mando.

Sin embargo, la verdadera historia de los sistemas de navegación, por asombroso que parezca se remonta casi a las misma fechas en que aparecen las primera mejoras en los coches. Esto es a principios del siglo XX.

Y curiosamente España, y de manos de el inventor Antonio Martin Santos, en 1954 ofreció al mundo la concepción del asistente Auto Mapa, con las particularidades de que el dispositivo del inventor español era portátil y el avance de los rutómetros podía detenerse a voluntad del conductor. El sistema, patentado en once países europeos, obtuvo la medalla de oro en el VI Salón Internacional de Inventores de Bruselas (1957).