jueves, 18 agosto 2022

Honda HR-V. Divertido y útil

El Salón de Ginebra es la pista de despegue para el lanzamiento al mercado del nuevo Honda HR-V. El SUV japonés vuelve para dar la batalla en un segmento que él inventó y del que se retiró antes de que estallará en cuanto a ventas. Porque el HR-V fue el primero, en 1999, en explorar este segmento. Y ahora, cuando los Nissan Juke, Renault Captur, Peugeot 2008,Citroën C4 Cactus o Ford Ecosport campan a sus anchas, Honda vuelve a la carga. 

La apuesta de la marca japonesa quiere dar un toque de deportividad y utilidad a su HR-V. El nuevo modelo mezcla una imagen juvenil y deportiva con un interior que trata de ofrecer la versatilidad de un monovolumen. Y todo ello con la dinámica de conducción de un turismo y sin olvidar ajustar al máximo el consumo de combustible. 

Asientos 'mágicos'

Si analizamos el interior, lo primero, y lo que más llama la atención, son las múltiples posibilidades que ofrece para modular el espacio. A ello contribuye,  además de la amplitud interior, las tremendas posibilidades que ofrece su sistema de asientos 'magic seat'. Este sistema permite modular al antojo de los ocupantes el espacio tanto para la carga como para los pasajeros. Conocidos ya en otros modelos de Honda como el Civic, los asientos 'magic seat' de la parte trasera cuentan con una división de 60:40, puede adoptar diversas configuraciones para aprovechar al máximo la versatilidad del espacio interior.

Por ejemplo, hay un modo, denominado 'funcional' en el que respaldo del asiento trasero se abate hacia delante mientras que la base del asiento desciende y se crea una superficie plana y larga. Una segunda opción, denominada 'vertical' permite que recoger la base hacia arriba, bloquerla en la posición vertical para dejar espacio desde el piso hasta el techo. Y hay una tercera alternativa, el modo 'horizontal' en el que los respaldos de los asientos del ocupante delantero y los traseros se abaten hacia adelante para adoptar una posición horizontal.

Un gran maletero

Además de versatilidad y modularidad, el interior del HR-V ofrece mucho espacio, con la mayor medida en espacio para las piernas, los hombros y la cabeza tanto en la parte delantera como en la trasera para sus ocupantes. Además, ofrece un maletero de 453 litros de capacidad, que crece hasta los 1.026 litros si se abaten los asientos traseros. Ayuda a introducir objetos en el interior, la amplia abertura del portón y la baja altura de carga.

El interior también destaca no sólo por su amplitud sino también por su buen acabado. Se han utilizado materiales de calidad y un acabado a la altura de su imagen. Además, el salpicadero comobina un aspecto robusto pero refinado. El cuadro de instrumentos ofrece en tres relojes remarcados por unos anillos iluminados -cambian de color en función de lo eficiente que sea nuestra conducción gracias a la función ECO Assist- que ofrecen toda la información precisa al conductor. Además, en el centro del salpicadero cuenta con una pantalla táctil de siete pulgadas desde la que se maneja el sistema Honda Connect -en el acabao Comfort, el más básico, la pantalla es de 5 pulgadas-, con funciones de infoentretenimiento y conectividad. Y también ofrece información sobre el vehículo, como el cuentakilómetros, el consumo de combustible y la duración del trayecto.

Este sistema Honda Connect permite acceder a internet, noticias, información de tráfico, información del tiempo, además de poder escuchar emisoras a través de internet. Honda Connect utiliza el sistema operativo Android 4.0.4, con lo que en la pantalla se emplean los comandos habituales de la mayoría de smartphones -se puede también sincronizar el teléfono a través de MirrorLink, Wi-Fi, Bluetooth…-. Además se pueden instalar otras aplicaciones desde el Honda App Centre, que permite a los clientes personalizar su conexión de infoentretenimiento, y cuenta con un sistema de navegación Garmin integrado.

Dos motores, dos cambios… Sólo tracción delantera

En el apartado técnico, el nuevo HR-V sólo estará disponible en Europa en versiones de tracción delantera -en Japón, donde se vende como Vezel, se ofrece también con tracción total-, con dos motores -uno diésel y uno de gasolina- y dos posibilidades de cambio -manual de 6 velocidades o automático CVT con levas en el volante. 

Los motores son ambos de la serie Earth Dreams Technology y cumplen la normativa Euro6. En diésel estamos hablando del excelente 1.6 i-DTEC de 120 caballos ya conocido en el Civic o CR-V. En gasolina, el HR-V contará con el 1.5 i-VTEC de 1.5 litros de 130 CV. El cambio para ambos es manual de seis velocidades, mientras que en el gasolina, en algunas versiones, se puede combinar con una transmisión CVT automática, con levas en el volante.

No se han dado datos ni de prestaciones ni de consumos en el nuevo HR-V, aunque se anuncia que la experiencia de conducción será similar a la de un turismo gracias a su centro de gravedad bajo y su carrocería muy ligera gracias y rígida gracias al uso de aceros de alta resistencia, utilizados en un 27 por ciento de la carrocería. 

Lo último en sistemas de seguridad

En cuanto a los sistemas de seguridad y ayuda a la conducción, el HR-V también echa el resto con tecnologías que en algunos casos son novedad en el segmento de los crossover. Así, por ejemplo, contará con la información que ofrecen sensores de radar que irán situados en la parte delantera y trasera. Los paquetes de tecnología de seguridad incorporan elementos como el control de crucero adaptativo inteligente, el sistema de frenado activo en ciudad, la alerta de colisión frontal, alerta de cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales de tráfico y el sistema de luces de carretera automáticas. Y también contará con el sistema de frenado activo en ciudad, que será de serie en todos los HR-V.

Y en cuanto a la seguridad pasiva, también una legión de dispositivos: airbag delanteros, laterales y de cortina y un sistema de construcción denominado  Advanced Compatibility Engineering que cuenta con elementos estructurales pensados para distribuir la energía de un posible impacto de forma más uniforme por la parte delantera del vehículo. Así se reduce la fuerza transmitida al habitáculo de los pasajeros y se mejora la protección de los ocupantes en caso de colisión frontal. Esta innovadora tecnología también permite que reducir las probabilidades de que los vehículos queden por encima o por debajo unos de otros en colisiones totalmente frontales con vehículos de mayor o menor tamaño.