miércoles, 5 octubre 2022

Europa da luz verde a las ayudas de 3.000 millones del PERTE para el automóvil

Tras meses de negociaciones con Bruselas, la Comisión Europea ha dado luz verde al Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (PERTE_VEC) español, que supone 3.000 millones de euros en ayudas para el sector del automóvil.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha aplaudido la decición explicando en sus redes sociales que este PERTE es «una oportunidad única para relanzar el sector de la automoción desde una perspectiva sostenible y digital. Seguimos avanzando en un nuevo modelo de movilidad». Por su parte, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha afirmado que esto supone «una oportunidad histórica de convertir la fabricación del vehículo eléctrico y conectado en un proyecto tractor que refuerce la industria de automoción en todo el país. Para el Gobierno de España, el sector de automoción es prioritario y va a ser protagonista del Plan de Recuperación».

Los 3.000 millones de euros en ayudas que se han adjudicado corresponden a la parte industrial del PERTE. Además, este plan se completa con las ayudas del Plan Moves, el Programa Moves Singulares y otras iniciativas, con lo que el desarrollo del proyecto prevé una inversión total de más de 24.000 millones de euros hasta 2023 sumando inversiones públicas y privadas.

140.000 empleos

España es el segundo fabricante europeo de vehículos y el noveno a nivel mundial. La automoción supone el cuarto sector exportador y representa el 15% del total de las exportaciones españolas. En este sentido, la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, ha destacado que «el proyecto ayudará a desarrollar la cadena de vehículos eléctricos y jugará un importante papel en la recuperación verde y digital de la economía española».

Además, se calcula que gracias al PERTE se podrían generar unos 140.000 puestos de trabajo y la contribución al PIB se situaría entre el 1% y el 1,7%. El Gobierno espera, además, que estas ayudas también sirvan para alcanzar en 2023 los 250.000 vehículos eléctricos matriculados y entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga desplegados.

El primero de los PERTE fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado verano y de esta aprobación dependen iniciativas como la del Grupo Volkswagen, que ha anunciado la fabricación de nuevos modelos totalmente eléctricos en sus plantas españolas. Las ayudas se concederán mediante un proceso de selección en forma de subvenciones directas y préstamos en condiciones favorables y deberían contemplar la fabricación tanto de vehículos como de baterías.