martes, 27 septiembre 2022

DTE Systems lleva tu Volkswagen Golf GTI hasta los 301 CV

Por todo el mundo hay infinidad de preparadores que son capaces de modificar el corazón 2.0 TSI que utiliza el nuevo Volkswagen Golf GTI. Pero a todos ellos ahora hay que sumar al especialista alemán DTE Systems, quien ya te ofrece un módulo electrónico que permite sacar el máximo partido a dicho propulsor, que como sabrás, de serie eroga 245 CV de potencia y 370 Nm de par motor.

Denominado PowerControl, tiene un precio bastante atractivo, porque DTE Systems tan solo pide 599 euros por dicho módulo que modifica la electrónica del 2.0 TSI para ganar 56 CV de potencia, además de 48 Nm de par motor. Por lo tanto hablamos de que ese corazón de gasolina llega a proporcionar 301 CV de potencia, que es uno más de los que ofrece en el Volkswagen Golf GTI Clubsport, además de solo 19 caballos menos que el todopoderoso Volkswagen Golf R, que eso sí, presume gracias a su sistema de tracción 4Motion.

Se queda a 19 CV de un Golf R

También su par motor alcanza los 418 Nm, mientras que DTE Systems asegura que gracias a este PowerControl se reduce un segundo el tiempo para acelerar de 0 a 100 km/h, de forma que los Golf GTI manuales requieren ahora 5,4 segundos, mientras que los Golf GTI DSG se conforman con 5,2 segundos. Para que te hagas una idea, el Golf GTI Clubsport demanda 5,6 segundos para efectuar esa misma aceleración, mientras que el Golf R requiere solo 4,7 segundos. Ahora bien, sobre la velocidad punta no se dice una palabra.

1 rRtBsoLc56aeN Motor16

Si sumamos 100 euros y desembolsamos 699 euros, DTE Systems nos ofrece su PowerControl X, que suma una función digital que podremos visualizar desde una aplicación descargada en nuestro smartphone, la cual presenta unos gráficos inspirados en el cuadro digital del Golf GTI. Esta App permite visualizar la presión del turbo, las revoluciones del motor, la presión de inyección y añade un medidor de fuerza G.

También añade tres mapas para controlar la gestión electrónica del motor, así como un temporizador de temperatura del motor, que permite a los usuarios decidir cuando el 2.0 TSI vuelve a su gestión original cuando se sobrepase un cierta temperatura para no dañarlo.

Ahora bien, no hay cambios en cuanto a las prestaciones con el PowerControl 'a secas'.